¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

La más reciente entrega de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana que publica el Inegi de manera trimestral deja diferentes lecturas para el caso particular de Nuevo León.

Nuevamente la ciudad de San Pedro Garza García, gobernada por el alcalde Miguel Treviño, se coloca como la de menor percepción de inseguridad con un porcentaje de 20.5 por ciento entre las personas de 18 años o más, según cifras a septiembre de 2019; en junio de 2018 el porcentaje fue de 18.9 por ciento.

San Nicolás de los Garza, encabezada por Zeferino Salgado, es la tercera urbe con la menor percepción de inseguridad con un porcentaje de 27.9 por ciento, mejorando su cifra de junio que fue de 31.5 por ciento.

El resto de las urbes de Nuevo León consideradas en la encuesta también tuvieron una mejora respecto al trimestre pasado. Se trata de Guadalupe, General Escobedo, Santa Catarina y Monterrey, que tuvieron una variación a la baja en su niveles de percepción de inseguridad.

Otro punto a destacar es que seis de las siete ciudades evaluadas en Nuevo León mantuvieron porcentajes por debajo de la media nacional (71.3 por ciento); únicamente Monterrey, que gobierna Adrián de la Garza, tuvo un porcentaje mayor al ubicarse en 73.8 por ciento, aunque tuvo una mejoría respecto a junio, cuando la cifra era de 76.6 por ciento.

Registro de militantes con fallas

La diputada local de Morena, Celia Alonso, reconoció que efectivamente no apareció como militante de este partido durante el prerregistro para la asamblea de elección de Consejeros del partido el pasado fin de semana, pero asegura que se debió a una falla en el sistema, lo que pone en duda la eficiencia en la que se llevó a cabo el proceso.

Muchos no aparecieron el día de la selección de los consejeros, y se tuvo que entregar de última hora un código QR para poder aparecer en el padrón de militantes y participar en la asamblea, e incluso Celia tuvo que solicitar esta clave para acreditar su registro.

Nos aseguran que esta irregularidad en el sistema de la militancia se debió principalmente a saturación, lo que generó mucha confusión y el prerregistro, que también presentó fallas, sólo funcionó para el día de la asamblea.

Pero resulta que no se puede acceder al padrón de militantes porque también presenta fallas y, al parecer, ya se está trabajando para restaurar esta base de datos.

Mientras tanto en Morena Nuevo León, es casi imposible determinar determinar quiénes son militantes.


* Esta opinión no refleja la del periódico
Comentarios