¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

El diputado local por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y expresidente de Mesa Directiva del Congreso de Nuevo León, Marco Antonio González, se ha convertido, paradójicamente en el principal factor de inestabilidad al interior de la bancada tricolor.

Su abierta intención de asumir la coordinación del grupo parlamentario priista no solo ha ocasionado que el actual líder tricolor Francisco Cienfuegos se tambalee, sino que la propia dirigencia nacional se ponga a hacer cuentas.

¿Por qué? Porque Marco ha recibido una invitación formal para integrarse a Movimiento Ciudadano, una negociación que ninguna de las partes ha escondido. El partido naranja podría ofrecerle también una candidatura en 2021, es por ello que si no alcanza su objetivo en el tricolor tiene una puerta abierta.

El gran problema es que el PRI cuenta ya con la inminente salida del diputado Melchor Heredia Vázquez, quien trae como proyecto político la candidatura para la alcaldía de Juárez con Morena. Más tarde que temprano Melchor irá a engrosar las filas de la bancada guinda.

El PRI cuenta actualmente con 8 legisladores y sigue siendo la segunda fuerza política en el Legislativo local solo por detrás de Acción Nacional.

La preocupación es que parece ser cuestión de tiempo para que el tricolor se vaya hasta el cuarto lugar, por detrás de Morena y de MC, es decir a la intrascendencia.

Tanto guindas como naranjas tienen 6 diputados por bancada, por lo que si llegaran Melchor y Marco pasarían a 7, dejando al PRI con 6.

Y de cara a una trascendental elección en 2021, con tanto en juego para el PRI, el asunto es de mera supervivencia.

Mesa Directiva Femenina

La apertura del primer periodo ordinario de sesiones del segundo año legislativo del Congreso local, dejó ya los esbozos de la agenda de las ochos bancadas con representación, pero lo más importante quizá es que se dejaron entrever las posturas que tomarán en cuanto a algunos de los temas más controvertidos que abordarán durante los próximos meses.

Nada tan espinoso, por supuesto, como la sanción al gobernador Jaime Rodriguez Calderón por el desvío de recursos para la recopliación de firmas para su candidatura presidencial del año pasado.

Pero más allá de eso, que obligatoriamente lo tienen que resolver, finalmente el diputado panista Juan Carlos Ruiz se quedó como presidente de la Mesa Directiva del Congreso local, y estará acompañado de cuatro diputadas.

Se trata de la primera vicepresidenta Celia Alonso de Morena; la segunda vicepresidenta será la emecista Mariela Saldívar, quien repite en este órgano del Poder Legislativo.

Como primera secretaria Alejandra Lara del grupo parlamentario priista; y la segunda secretaria será la panista Marlene Benvenutti.

Algo que llamó mucho la atención fue no se tomaron la foto oficial Francisco Cienfiegos, coordinador de la bancada del PRI, ni su compañero, Adrián de la Garza.

¿Por qué salieron con tanta prisa?


* Esta opinión no refleja la del periódico
Comentarios