Papá Medina reapareció sorpresivamente el jueves pasado durante el homenaje al extinto empresario Roberto González Barrera, organizado en el Planetario Alfa.

Humberto Medina Ainslie dejó la ciudad de San Antonio, Texas, para asistir a la ceremonia que conmemoró la vida y obra del fundador de Gruma.

El ex procurador de Coahuila y ex asesor jurídico de Nuevo León no se deja ver en su notaría de Río Mississippi 51, en la colonia del Valle, pero sí se presentó para recordar la vida y obra del “Rey de la Tortilla”.

El notario se acomodó en la tercera fila, atrás de su hijo, el gobernador Rodrigo Medina, y al lado de políticos, empresarios y familiares del fallecido emprendedor de Cerralvo.

Ahí conversó, aplaudió y rió, hasta que Reporte Indigo lo abordó para cuestionarlo sobre los desarrollos inmobiliarios valuados en millones de dólares que tiene en la ciudad texana.

“Creo que no es el momento ni el lugar. Es mi respuesta”, fue lo único que dijo el ex asesor jurídico de Natividad González Parás, mientras se dirigía visiblemente molesto al estacionamiento del recinto.

¿Por qué Papá Medina no quiere dar explicaciones? ¿Qué esconde, si el origen de su fortuna es legítimo?

EL FUTURO DE LOS 19 EX DIPUTADOS FEDERALES

El sábado fue un día triste para los 19 legisladores federales de Nuevo León que formaron parte de la LXI Legislatura.

El fuero, los ingresos y el nivel de vida que tuvieron durante los últimos tres años llegaron a su fin con la terminación de su periodo legislativo en la Cámara de Diputados.

Pero para algunos de ellos, como las priistas Marcela Guerra y Cristina Díaz, pues no hay mucha tristeza por dejar el cargo porque ya son senadoras de la República.

Es el mismo caso de su compañera María de Jesús Aguirre, quien desde antes amarró la titularidad de la Agencia Estatal de Transporte en el Estado.

Hay otros como el panista Alfredo Rodríguez y el dirigente magisterial José Isabel Meza, quienes simplemente brincaron del Congreso federal al de Nuevo León y continuarán con trabajo legislativo.

Hay ex legisladores como el panista Gregorio Hurtado, quien tiene grandes posibilidades de encabezar la secretaría del Ayuntamiento del Municipio de Monterrey, que será presidido por la alcaldesa Margarita Arellanes.

El futuro de los panistas Camilo Ramírez y Víctor Balderas seguramente está en las próximas administraciones municipales de San Nicolás y Santa Catarina, respectivamente.

Los ex legisladores priistas principalmente buscarán acomodarse en el próximo gobierno federal priista, ya sea en alguna delegación federal o alguna dependencia.

Es el caso de Felipe Enríquez, compadre del próximo presidente de México, Enrique Peña Nieto, y también de Ildefonso Guajardo, quien formó parte del equipo de campaña peñista.
Hay otros que ya están en pleno cabildeo como Rogelio Cerda, quien le tira al Capufe y a la Profeco, y el ex gobernador Benjamín Clariond Reyes, quien tiene en su mira el Centro SCT de Nuevo León.

El panista Baltazar Martínez, por su parte, se está moviendo para conseguir un espacio en el Senado como asesor del senador Raúl Gracia, de quien es su suplente.

El ex alcalde Felipe Cantú se dedicará a ofrecer sus servicios de consultoría a estados y municipios en temas como energía, mientras planea su proyecto político para el año 2015.

Hay otros tricolores como Eduardo Bailey y el dirigente del PVEM, Guillermo Cueva, quienes tratarán de que que el gobernador Rodrigo Medina les haga un espacio en su gobierno.