¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

Tras los homicidios que se registraron en la entidad en las últimas horas, el secretario General de Gobierno de Nuevo León, Manuel González, tomó una postura, pero no lo hizo para comprometerse a recuperar la seguridad de los neoleoneses, no anunció nuevas medidas, mucho menos reconoció la problemática.

Lo único que hizo el funcionario fue intentar minimizar la crisis de violencia y de inseguridad, lo mismo que en más de una ocasión ha hecho el secretario de Seguridad estatal, Aldo Fasci, con quien mantiene una pugna por el control de la Secretaría.

Para Manuel González, la ola de asesinatos no debe de ser motivo de alarma, ya que “únicamente” cuatro estaban relacionados con la delincuencia organizada

Es decir, pareciera que tanto el cuerpo que se encontró, como las cinco muertes restantes que atribuyó a “pleitos personales” no fueran responsabilidad de las autoridades estatales.

¿No hay motivo de alarma, secretario?

Los asesinatos del fuero común, delitos que, usted menciona, son cometidos en el diario vivir de la sociedad, ¿no deberían ser motivo de alarma?

Las mantas de presuntos grupos criminales que continúan apareciendo periódicamente en donde se amenaza a los cuerpos policiacos, ¿no deberían ser motivo de alarma?

La infiltración de Fuerza Civil, el cuerpo que sería el ejemplo para las corporaciones locales en el país, ¿no debería ser motivo de alarma?

El fracaso en la coordinación de seguridad entre el estado y la Federación motivada por la desconfianza que persiste sobre las policías locales, ¿no deberían ser motivo de alarma?

Sí parece que vive en otra realidad ajena a la que viven los ciudadanos.

Pide consejero políticas paritarias

En su visita a la Sala Regional Monterrey del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, el consejero del Instituto Nacional Electoral, Jaime Rivera Velázquez, reconoció avances en materia de igualdad, derechos para las mujeres, tanto a través de cambios económicos, sociales y legislativos, pero recalcó que mientras no se adopten más políticas públicas con perspectiva de género, la paridad seguirá siendo un logro parcial.

El consejero señaló, durante su conferencia ‘Equidad y paridad en género: cambios sociales, reformas legales y políticas públicas’, que hace falta reforzar políticas públicas con perspectiva de género en temas como el cuidado de los hijos, estancias infantiles o educación temprana, para que la paridad que hoy tiene rango constitucional se pueda transformar en realidad, y de esta forma la declaratoria de ley no se traduzca en una desigualdad en la realidad.


* Esta opinión no refleja la del periódico
Comentarios