¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

Como era de esperarse, tras la toma de protesta de Adrián de la Garza como alcalde de Monterrey y pasados unos días para el reacomodo natural, ya comenzó la lucha por el control del PRI a nivel estatal, un conflicto que ha entrado a un nuevo escenario tras las declaraciones de Felipe Enríquez, en donde le pone nombre y apellido a los responsables de intentar ‘agandallarse’ al partido: Pedro Pablo Treviño, actual dirigente tricolor en Nuevo León, quien pretende ser ratificado, y Francisco Cienfuegos, coordinador de los diputados locales priistas.

Este es sólo el primer episodio de la disputa por el órgano de dirección, cuyo control será clave para la definición de las candidaturas tricolor rumbo a las elecciones del 2021, sobre todo la de la gubernatura. Tomen sus asientos.

La inexperiencia de Morena

La bancada de Morena del Congreso local mostró su nula experiencia legislativa durante la comparecencia de Jorge Longoria, director de la Agencia Estatal del Transporte, después de que sus integrantes manifestaran su rechazo al incremento en la tarifa del transporte urbano.

Habrá que recordarles que fueron los mismos diputados del partido guinda quienes votaron a favor el Paquete Fiscal del Gobierno del Estado para este año, en donde ya se establece este incremento para la ciudadanía, pero ahora que el tema está envuelto en la polémica, parece que la memoria les ha fallado.

La legisladora Julia Espinosa de los Monteros, presidenta de la Comisión del Transporte, dijo a nombre de su bancada que no están de acuerdo en el incremento, y exigió que no se aumente, y es más, demandó a Longoria y a los empresarios transportistas a que se preste un mejor servicio.

Otro momento para el anecdotario fue cuando la legisladora solicitó a Longoria la cantidad de taxis piratas que operan en el área metropolitana, cuando la Agencia, por obvias razones, no tiene un registro, pues están fuera de la Ley.

Pero Julia Espinosa de los Monteros tiene en sus manos el poder de sacarse la espina ante las siguientes sesiones en el legislativo y podría sumarse, por ejemplo, a la iniciativa de reforma de la nueva Ley de Movilidad y Transporte para regular de una mejor forma el transporte público en la entidad, que sí es un pendiente que ya no puede dejarse de lado más tiempo.


* Esta opinión no refleja la del periódico
Comentarios