¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

Es probable que el elemento de Fuerza Civil, que ayer se grabó con su rifle de cargo, haciendo el reto viral In My Feelings Challenge bailando al ritmo de “La Chona”, sólo estaba pasándola bien mientras realizaba sus rondines de vigilancia.

Es poco probable, pero sí. Es posible que sólo haya sido un juego entre los policías estatales y se esté sobredimensionando.

Pero también es muy probable que este acto de los elementos de Fuerza Civil sea realmente un desafío y una burla para la nueva comisaria de esta corporación.

La semana pasada apenas Norma Leticia Platas, cercana al secretario de Seguridad, Bernardo González, fue designada como comisaria de Fuerza Civil sin tener experiencia policiaca.

¿Por qué decimos que el video podría ser una burla para la nueva comisaria?

En primer lugar porque los policías –tanto el que graba como el bailarín- hacen tan bien la filmación que no es posible su identificación.

En segundo lugar: la filtración del video de manera inmediata en redes sociales, como ha pasado con las grabaciones de las mujeres policías captadas en actos sexuales. Y en tercero porque si hubiera sido sólo un juego Fuerza Civil no habría comenzado una investigación para identificar a los elementos “alegres” del video para sancionarlos.

Y Policía Federal decomisa tonelada de mariguana

Mientras los elementos de Fuerza Civil de Nuevo León se la pasan bien bailando “La Chona”, de los Tucanes, en Nuevo León la Policía Federal sí se toma en serio su trabajo.

El día de ayer los elementos federales, a cargo del comisario Héctor Marcos Sánchez, decomisaron una tonelada de mariguana que era transportada en un camión en la carretera Monterrey-Nuevo Laredo.

Los elementos federales interceptaron el camión en el entronque Ciénega de Flores-La Gloria, cuando el conductor no se detuvo cuando se le ordenó detener para una revisión.

Los paquetes de droga estaban en un cajón de metal oculto entre carga de blocs de barro.

Conflicto entre socios del Círculo Mercantil escala

El conflicto entre los socios del Círculo Mercantil Mutualista de Monterrey está subiendo de nivel y ya se perfila para que pase el pleito a los tribunales.

Un grupo de socios del CMM acusan al presidente de la Mesa Directiva, Ricardo Torres Martínez, y al vicepresidente Jaime Martínez Garza, de haber cedido el edificio a un grupo de inversionistas que pretenden construir dos torres en el lugar donde está actualmente el edificio histórico.

Los socios incluso hablan que Torres Martínez ya firmó –sin aval de la Asamblea General de Socios del Círculo Mercantil Mutualista- un precontrato con estos inversionistas inmobiliarios.

Los socios inconformes con Torres Martínez no están en contra del proyecto, pero se quejan de que el tema se ha manejado con opacidad y sin transparencia por parte de sus promotores.

Por cierto: ¿Tendrá algo que decir el INAH sobre este proyecto inmobiliario planeado en uno de los edificios históricos y protegidos de Monterrey?


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Sep 24, 2018
Lectura 3 min

Sep 21, 2018
Lectura 3 min

Sep 19, 2018
Lectura 3 min

Sep 18, 2018
Lectura 3 min

Comentarios