¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

Al levantar Manuel Neuer la “Orejona” que da fe del título Champions 2019-20, como capitán y símbolo de este Bayern Múnich, se reconoce al jugador al que el Bayern le debe mucho esta 6ª conquista histórica, aunque esto sí se da por casualidad, los capitanes son siempre los que alzan los trofeos.

REFLECTORES APUNTABAN A OTRO LADO

Es el destino de los porteros, previo a los partidos y mucho más a los partidos grandes que definen títulos, los reflectores iluminan con potencia a los divos goleadores, a los que “arman” el juego, a los figurones que se cotizan por millones con su futbol exquisito, esta final atípica de Champions 2020 no fue la excepción y así nos pusimos a especular que si el nuevo tridente Neymar – Mbappé – Di María, ya con Cavanni fuera del PSG, habían logrado, ¡por fin!, jugar como un equipo dejando de lado sus egos que fue, sin duda, el factor que los trajo hasta la gran final por primera vez en su historia, eso sí, sin dejar de lado al sorprendente Marquinhos que además de ser el pistón que va de ida y vuelta se da el lujo de anotar goles decisivos para el PSG.

Por el otro lado ponderamos sin cansarnos el trabuco que ha armado el Bayern Munich con Robert Lewandowski, goleador de esta Champions, Thomas Müeller, resucitado por el técnico “bombero” Hans Dieter Flick en el último semestre, Boateng, Thiago y demás figuras, todo esto nos dio para calentar la final de esta atípica Champions, de los arqueros Keylor Navas del PSG apenas horas antes del juego nos acordamos porque regresó después de la lesión que lo marginó en la semifinal que sus compañeros ganaron al Leipzig, y de Manuel Neuer portero y capitán además de la Selección Alemana, ambos entre los 5 mejores del planeta solo que los reflectores previos apenas les dieron luz.

DUELO DE PORTEROS

Neymar y Mbappé tuvieron muy poco margen ante le defensiva del Bayern y las veces que llegaron con su instinto y clase, Manuel Neuer les detuvo toda la candela, Keylor hizo lo mismo ante el ataque del Bayern, excepto en una, la del gol de Kingsley Coman, curiosamente, canterano del PSG que juega para el Bayern Munich, y que marcó la victoria del Bayern sobre el PSG en un partido cerrado y poco vistoso.

BAYERN, LA MÁQUINA “CASI” PERFECTA

El Bayern alza la Copa con una foja de resultados impresionante, 11 victorias en 11 partidos y conste que al arrancar la temporada el equipo se caía a pedazos, la directiva corre al técnico Croata Nico Kovac para llamar de emergencia a Hans Dieter Flick, muy identificado con el equipo para el que jugó por varios años, y que llegó como “Bombero” y “por mientras”, Flick pone orden, convicción. Lo ratifican y hoy sale del estadio de Lisboa como el técnico que no solo apagó el fuego sino que dio a este Bayern su 6º título de Champions.

LA JERARQUÍA SE DEMUESTRA

El Bayern Munich ratifica esa jerarquía que ni se regala ni se obtiene una sola vez, esto es de cada partido, de cada torneo, de cada entrenamiento que se hacen a tope y se reflejan en los trofeos que adornan las vitrinas, esta vez le toca al porterazo Manuel Neuer salir como héroe levantando su mano enguantada, sabedor del destino contradictorio de ser portero y, principalmente, en esa convicción que siempre ha ratificado de que esto es de conjunto, de equipo pero, eso sí, de figurones que saben hacer diferencia en el momento clave… así de fácil…


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Oct 21, 2020
Lectura 4 min

Desde mi palco

Desde mi palco: La Serie Mundial ¡de Magic Johnson!

Alfredo Domínguez Muro


Oct 21, 2020 Lectura 4 min

Oct 12, 2020
Lectura 4 min

Desde mi palco

Desde mi Palco: NADIE PODÍA GANARLE A RAFA

Alfredo Domínguez Muro


Oct 12, 2020 Lectura 4 min

Oct 8, 2020
Lectura 3 min

Desde mi palco

Desde mi palco: MANOTAZO DEL “TATA” MARTINO

Alfredo Domínguez Muro


Oct 8, 2020 Lectura 3 min

Oct 6, 2020
Lectura 4 min

Desde mi palco

Desde mi palco: EL TRI, LA PREMIER Y EL CLÁSICO

Alfredo Domínguez Muro


Oct 6, 2020 Lectura 4 min

Comentarios