¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

El Beisbol de Grandes Ligas enfrenta hoy un dilema que puede estallarles como una granada entre las manos en términos de credibilidad, cuando el debate de los tramposos se centra más en actitudes moralinas que en ir a fondo y ejercer un castigo justo de acuerdo al nivel de las faltas de quienes han traspasado los límites de lo permitido.

Hoy el debate ya brinca de cancha y se va a discutir cual trampa es mayor, si los que se doparon para mejorar su rendimiento o los que hacen trampa en los partidos o los que, como el caso Pete Rose, apostaron al beisbol mientras formaban parte de algún equipo, actitudes moralinas, puritanas y fariséicas que solo aportan gasolina a la hoguera de los escándalos.

LOS DOPADOS TRAMPOSOS

Cierto y en descargo de algunos beisbolistas de los 80s cuando aún no se regulaban muchas sustancias y llegó aquella moda del nefasto esteroide que tuvo terribles consecuencias en jugadores de NFL y MLB, que incluso murieron por esos excesos.

Los casos conocidos nos hacen suponer que hay muchos más que pasaron sin ser detectados, los jonroneros Sammy Sosa, Barry Bonds, Alex Rodríguez, por ahí el traidor José Canseco, que urgido de dinero después de dilapidar su fortuna escribió un libro sensacionalista lleno escándalos, balconeando a varios de sus compañeros en lo que se conoce como “la intimidad del vestidor”.

Barry Bonds jugó por 21 temporadas en Grandes Ligas, un bateador impresionante y excelente jardinero a la defensiva, posee el récord de más Home Runs (73) en una sola temporada, superando a Roger Maris (Yankees) y Babe Ruth (Boston y Yankees), además el máximo jonronero de todos los tiempos con 762 cuadrangulares, sometido a juicio al comprobarse el uso de esteroides, un juez ordenó cerrar el caso sin castigo.

Sammy Sosa compitió con Bonds día con día por el récord de una sola temporada, como a Bonds, se le comprobó el uso de anabólicos esteroides pero el caso también fue cerrado.

Alex Rodríguez, jugadorazo dominante en temporada regular pero “pecho frío” en postemporada, admitió el uso de sustancias prohibidas y tampoco recibió castigo severo.

PETE ROSE Y LAS APUESTAS

Probablemente el mejor jugador que ha pisado un diamante de béisbol, además de exitoso como manager, fue suspendido de por vida hace 30 años por su adicción a las apuestas incluso mientras dirigía a equipos de Grandes Ligas, hoy ante el escándalo mayúsculo de las trampas de los Astros de Houston robando señales a varios equipos rivales, lo que ha originado castigos individuales desde el manager hasta varios jugadores, Pete vuelve a solicitar el que se le levante el castigo, de hecho, hoy el mundo es diferente, las apuestas “on line” son no solo toleradas sino hasta promovidas en la publicidad de la TV, no solo en el beisbol sino en todos los deportes, 30 años son mucho castigo, Rose ya no está en edad de ejercer ni como manager pero aspira a ser considerado como parte de la familia de la MLB y hasta aspira a ser miembro del Salón de la Fama, que lo sería sin duda de no ser por ese castigo, es más, quizá no lo sea nunca aun si terminara su castigo, los votantes del Salón de la Fama son un “Club de Tobi” lleno de mañosos puritanos.

Así las cosas pues, no es la falta lo que hoy se discute sino cual de todas esas trampas es mayor o menor, cosas de los puristas, moralinos, hipócritas erigidos en jueces… así de fácil…


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Ago 3, 2020
Lectura 3 min

Desde mi palco

F1: ¡Hasta Checo ganó!

Alfredo Domínguez Muro


Ago 3, 2020 Lectura 3 min

Mar 23, 2020
Lectura 3 min

Desde mi palco

Desde mi palco: NFL: EFECTO DOMINÓ

Alfredo Domínguez Muro


Mar 23, 2020 Lectura 3 min

Mar 17, 2020
Lectura 3 min

Desde mi palco

Desde mi palco: Rally Mex: Extranjeros presionaron

Alfredo Domínguez Muro


Mar 17, 2020 Lectura 3 min

Mar 13, 2020
Lectura 2 min

Desde mi palco

Desde mi palco: F1, efecto dominó

Alfredo Domínguez Muro


Mar 13, 2020 Lectura 2 min

Comentarios