No es fortuito que desde el Servicio de Administración Tributaria se sigan enviando mensajes de la relevancia que tiene, en materia de recaudación, el combate al tráfico de hidrocarburos, una práctica que ha afectado sustancialmente debido a la evasión de miles de millones de pesos en impuestos.

Ahora fue la titular del SAT, Raquel Buenrostro, quien descartó la necesidad de una reforma fiscal, pero enfatizó la necesidad de mejorar la recaudación a través de la implementación de la Carta Porte y el reforzamiento de las aduanas y la seguridad fronteriza, lo que permite una disminución del contrabando de hidrocarburos; solo en este último rubro se espera que se puedan recaudar al menos 35 mil millones de pesos durante 2022.

Nunca, como ahora, se había vuelto tan importante mejorar la recaudación en el país, pues el proyecto de Presupuesto de Egresos para el próximo año, estima números muy optimistas en cuanto a la recaudación, lo que permitiría cumplir los objetivos del gasto público.

Sin duda, el buen trabajo que se ha hecho para combatir el contrabando y el “huachicoleo” fiscal aún debe reforzarse.

CRE, defender lo indefendible

Las denuncias sobre diversas irregularidades, así como presuntos actos de corrupción al interior de la Comisión Reguladora de Energía, como el cobro de “moches” para la aprobación de permisos, generaron una respuesta desde Palacio Nacional, y fue el propio presidente López Obrador quien defendió a los comisionados y desestimó los señalamientos.

No era de esperarse otra reacción debido al papel fundamental que han tenido los comisionados de la CRE para alinearse a los objetivos energéticos del Gobierno federal que, básicamente, se podrían reducir a fortalecer a las empresas productivas de Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad.

No se puede pasar por alto que mucho de lo que hace o deja de hacer la CRE es indefendible, desde su papel para bloquear la participación en el mercado energético y sus consecuencias, como los altos precios del gas LP, en parte, por la falta de competencia.

¿Y qué dirá el presidente de la falta de austeridad del organismo? ¿Y del derroche en contratos de servicios que terminan por no ocuparse? Por poner un par de ejemplos.