¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Latitud
imagen principal

MUROFRONTERIZO

Turismo de odio: $53 dólares por tour a los prototipos de muro fronterizo

Indigo Staff

El gobierno ha insistido en que la financiación del nuevo muro sea parte de un acuerdo para una reforma al sistema de inmigración, pero el presidente Trump no ha planteado con claridad la longitud ni el diseño del muro


Ene 29, 2018
Lectura 4 min
portada post

Un grupo de 30 turistas estadounidenses provenientes del estado de California acudieron a observar desde el lado mexicano los ocho prototipos del muro fronterizo que prometió construir el presidente de la Unión Americana, Donald Trump, a lo largo de los tres mil kilómetros de frontera con México.

Para acceder al lugar ubicado en la colonia Las Torres, los visitantes adquirieron por internet un tour que tuvo un costo de 53 dólares el cual incluía otros puntos de la valla divisoria. Esto debido a que del lado americano está restringida la entrada a la zona.

Bolardos en lugar de muro

Donald Trump anunció la semana pasada que se dispone a reemplazar en Nuevo México las actuales barreras para vehículos en un tramo de la frontera con México al que las autoridades describen como “una zona de alta incidencia de cruces ilegales”.

La zona se extiende unos 32 kilómetros al oeste del Paso Fronterizo Santa Teresa, de acuerdo con un aviso publicado en el diario oficial Federal Register.

Según el aviso, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés) reemplazará las actuales barreras con bolardos para disuadir e impedir los cruces ilegales. Esas murallas consisten en postes colocados en forma vertical y a cierta distancia unos de otros para facilitar la visibilidad hacia el otro lado pero dificultar el paso de las personas entre ellos.

“Existe actualmente la necesidad de construir barreras físicas y caminos cerca de la frontera en la parte de Estados Unidos para disuadir los cruces ilegales en la zona del proyecto”, afirmó en el aviso la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen.

La zona asignada es parte del Sector El Paso de la Patrulla Fronteriza que autoridades federales afirman es ruta activa para el tráfico de personas y de drogas. Las autoridades dijeron que en 2016 la Patrulla Fronteriza en el sector arrestó a más de 25.000 personas que habían ingresado en el país en forma ilegal y decomisó poco más de 30 toneladas (unas 67.000 libras) de marihuana.

Santa Teresa, una próspera localidad industrial fronteriza de Nuevo México, se encuentra al oeste de El Paso, Texas.

Es la tercera ocasión durante el gobierno de Trump que el DHS emite dispensas a leyes ambientales a fin de instalar barreras fronterizas. En septiembre, el gobierno emitió dispensas para revisiones en una franja de 4,8 kilómetros (3 millas) en Calexico, California.

El gobierno del presidente George W. Bush emitió en 2008 cinco dispensas.

Brian Segee, abogado del Centro para la Diversidad Biológica, dijo que las autoridades federales han emitido dispensas para más de 30 leyes ambientales a fin de agilizar la instalación de los bolardos en la zona propuesta en Santa Teresa.

“El gobierno de Trump no se detiene frente a nada para seguir con destructivo muro fronterizo”, afirmó Segee. “El divisivo muro fronterizo de Trump es un desastre humanitario y ambiental, y no servirá para frenar el tráfico de drogas ilícitas o de personas”.

El Centro para la Diversidad Biológica dijo que considera impugnar las dispensas en tribunales.

El gobierno ha insistido en que la financiación del nuevo muro sea parte de un acuerdo para una reforma al sistema de inmigración, pero el presidente Trump no ha planteado con claridad la longitud ni el diseño del muro. El gobierno ha solicitado mil 600 millones de dólares para este año a fin de construir o reemplazar 118 kilómetros (74 millas) de barreras en el Valle del Rio Grande en Texas y San Diego, y tiene previsto pedir otros 1.600 millones para el año entrante.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP por sus siglas en inglés) propuso que se canalicen 18.000 millones de dólares durante 10 años para ampliar las barreras y abarcar casi la mitad de la frontera.

México ha rechazado categóricamente la exigencia de Trump de que pague la construcción del muro fronterizo.

Comentarios