El pleno del Congreso español no aprobó la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. Con 180 votos en contra del nombramiento y 170 a favor, el actual presidente del Partido Popular fracasó en el primero de dos intentos para ser legitimado como mandatario de España.

Rajoy necesitaba de 176 votos para ser avalado como presidente; sin embargo, los partidos Socialista Obrero Español, Unidos Podemos y otras fuerzas políticas dieron un rotundo no a la investidura.

Este martes, Rajoy dijo ante el congreso que España no tiene otra alternativa de proyecto que no sea la suya. “No existe una alternativa que responda a los intereses de españoles y esté en condiciones de intervenir inmediatemente. Si existiera sería para ser un gobierno radical de mil colores e ineficaz, de partidos que quieren romper nuestra unidad”, dijo el político.

La presidenta del Congreso, Ana Pastor, ha convocado una nueva votación de investidura para este viernes 2 de septiembre, la cual será la última oportunidad de Rajoy de ser legitimado como presidente, de lo contrario se convocará a nuevas elecciones.

En caso que Rajoy vuelva a ser rechazado por el Congreso, y de acuerdo a la ley española, las cortes se disolverían el 31 de octubre y se convocará a nuevas elecciones 54 días después, es decir, el 25 de diciembre en plena Navidad.