Quim Torra fue investido ayer como presidente del gobierno de Cataluña. El nuevo líder llegó al poder gracias a los votos de su grupo parlamentario y del partido Esquerra Republicana de Catalunya (ERC).

El nuevo presidente fue seleccionado gracias a 66 votos a favor frente a los 65 de la oposición. Con la elección de Torra se cerró un proceso de casi cinco meses desde que se celebraron los pasados comicios catalanes el 21 de diciembre.

No obstante, con la llegada del nuevo presidente de la Generalitat aún no está conformado el gobierno catalán y sólo a partir de eso Cataluña podrá evitar la aplicación del artículo 155. En dicho apartado de la Constitución se menciona que el gobierno español podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a cualquier comunidad autónoma al cumplimiento forzoso de las leyes.

Cataluña no se puede deslindar de la aplicación del 155 porque todavía quedan algunos elementos para que se integre un gobierno catalán, tales como que la investidura de Torra sea publicada en el Diari Oficial de la Generalitat. Además, su nombramiento tiene que ser firmado por el rey Felipe VI y el presidente español Mariano Rajoy.


La intención del nuevo presidente es construir una república catalana

Torra, quien fue designado directamente por su antecesor Carles Puigdemont, dijo ayer que su intención es construir una república catalana y desplegar un proceso constituyente. El nuevo presidente aseguró que será “leal” al mandato derivado del referéndum ilegal de independencia del 1 de octubre y al expresidente que se encuentra fugado de la justicia.

El actual presidente también declaró que buscará construir una “república donde todos gocen de la plenitud de los derechos. No queremos una Cataluña uniforme, sino una unida en la diversidad”. Para reforzar su propuesta de unidad pidió disculpas nuevamente por sus publicaciones xenófobas en Twitter: “Me arrepiento, no volverá a pasar”.

Además, Torra apostó por ser leal a la independencia de Cataluña, pero también por recomponer la cohesión social y la prosperidad económica. En su discurso demostró que es consciente de que todo se enmarca en una situación de “excepcionalidad y provisionalidad” e insistió en que su mandato estará muy acotado en el tiempo.

En sus agradecimientos, Torra mencionó la generosidad y responsabilidad de Puigdemont al seleccionarlo como candidato. Posteriormente, el presidente se dirigió a los integrantes del partido ERC asegurando que “trabajaremos bien” de forma conjunta porque “tenemos el mismo objetivo, hacer república”.

Por otra parte, el nuevo presidente ya informó el resultado de su investidura a las autoridades españolas. Tras la publicación del decreto de nombramiento en el boletín oficial del Estado y en el diario oficial de Cataluña, el nuevo presidente podrá tomar posesión y designar a los miembros del nuevo ejecutivo, quienes permitirán poner fin a casi siete meses de aplicación del artículo 155.


“No queremos una Cataluña uniforme, sino una unida en la diversidad”

Quim Torra

Presidente de la Generalitat

No existen plazos para que el rey firme el nombramiento de Torra, ni tampoco para que sea publicado en el diario oficial, pero la toma de posesión debe tener lugar dentro de cinco días a partir de ayer.

Ante este panorama, Rajoy se reunirá hoy en la Moncloa con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y el jueves lo hará con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, para hablar sobre la situación de Cataluña.