En medio de los escándalos por los aparentes casos de abuso policial hacia minorías en Estados Unidos, un reporte revelado ayer seguramente moverá más las aguas. 

Una investigación del Departamento de Justicia encontró amplios patrones de sesgo racial en el departamento de policía de Ferguson.

Los agentes rutinariamente discriminan a los sospechosos negros con uso excesivo de la fuerza, emiten citatorios mezquinos y hacen detenciones de tránsito sin fundamentos, de acuerdo con funcionarios policiales al tanto del informe.

El texto, que podría ser dado a conocer hoy, es la culminación de una pesquisa de meses a un departamento de policía que funcionarios federales han descrito como conflictivo y que atrajo la atención nacional luego de que uno de sus policías matara a tiros a Michael Brown, un joven negro de 18 años desarmado, a mediados del año pasado.

La investigación narra las prácticas discriminatorias a lo largo del sistema judicial penal de este suburbio de St. Louis, Missouri, y detalla problemas desde los encuentros iniciales con patrulleros hasta el trato en la corte municipal y la prisión.

El informe completo podría servir de lineamiento para cambios significativos en el departamento, si los funcionarios de la ciudad aceptan los hallazgos.

Hasta Obama es ‘víctima’

Entre los hallazgos del informe se encontró un mensaje de 2008 con amplios matices raciales en una cuenta de correo electrónico de la municipalidad, en el que se afirmaba que el presidente Barack Obama no estaría mucho tiempo en el cargo porque “qué negro que puede mantener un trabajo estable por cuatro años”.

(Fuente: AP)