Un migrante mexicano de 57 años que estaba en un centro de detención federal en el suroeste de Georgia murió por complicaciones relacionadas con el COVID-19, revelaron ayer autoridades estadounidenses.

Felipe Montes murió la madrugada del sábado en un hospital en Columbus por un paro cardiopulmonar debido a complicaciones de la enfermedad del coronavirus, según un comunicado de prensa del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE).

La agencia lo puso bajo su custodia el 28 de diciembre y permaneció detenido en el Centro Stewart en Lumpkin hasta el 10 de enero, cuando ingresó en el hospital.

Montes es el cuarto migrante en el centro de detención del suroeste de Georgia en morir después de dar positivo a COVID-19, según el sitio web de ICE.

Un total de nueve personas que dieron positivo a coronavirus han fallecido estando bajo custodia federal de inmigración.

El Centro de Detención Stewart registró un total de 474 casos confirmados de COVID-19 a mediados de la semana pasada, solo superado por la Instalación Correccional de La Palma en Eloy, Arizona, que tenía 544 casos.

Insisten en ciudadanía para comunidad migrante

Más de un centenar de legisladores demócratas apoyaron ayer una carta del Caucus (grupo) Hispano en el Congreso que reclama que el próximo plan de alivio para el impacto del COVID-19 incluya una senda para que los trabajadores esenciales y los beneficiarios de DACA y TPS puedan alcanzar la ciudadanía estadounidense.

La misiva, enviada a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, pide que se abra ese proceso “dado que los inmigrantes que son trabajadores esenciales han sido, y seguirán siendo, clave para la salud y la seguridad de todos los estadounidenses”.

La carta señaló que hay millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos, incluidos 202 mil 500 beneficiarios del programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) y 131 mil 300 del Estatus de Protección Temporal (TPS) “que sirven cada día a nuestro país como trabajadores esenciales”.

El programa DACA lo creó en 2012 por decreto el entonces Presidente Barack Obama y ha postergado la deportación de más de 700 mil inmigrantes que fueron traídos ilegalmente al país cuando eran menores de edad.

En 2018, el entonces presidente Donald Trump decretó la cancelación del programa y las demandas legales han llevado el asunto al Tribunal Supremo.

El TPS cubre a unas 400 mil personas, oriundas de una decena de países, que han escapado de desastres naturales o conflictos violentos. La designación de esos países es temporaria y en muchos casos expira en diciembre próximo.

También puedes leer: Biden deporta cientos de inmigrantes en primeros días de gobierno pese a promesas de campaña