Decenas de piedras con el nombre de algunos de los casi 110 mil fallecidos por COVID-19 en Argentina fueron depositadas frente a la Casa de Gobierno y la residencia del presidente Alberto Fernández en repudio al manejo de la pandemia.

La “marcha de las piedras” fue convocada por redes sociales en medio del escándalo que se desató tras la difusión de una fotografía del mandatario en el festejo del cumpleaños de la primera dama Fabiola Yáñez junto a una decena de invitados en la residencia presidencial hace un año, mientras el país se encontraba en confinamiento.

En uno de los accesos al complejo donde reside Fernández, al norte de la capital, familiares y allegados de víctimas de COVID-19 amontonaron rocas de distintos tamaños con sus nombres pintados a mano alrededor de un cartel que simulaba una lápida con la leyenda: “Más de 100 mil argentinos muertos por la corrupción, negligencia e insensibilidad social del kirchnerismo. Prohibido olvidar. QEPD”.

Cabe recordar que Argentina impuso a fines de marzo de 2020 una de las cuarentenas más extensas y estrictas del mundo, que se flexibilizó por distritos a partir de agosto del año pasado.

Al mismo tiempo, fue el primer país de la región en iniciar la vacunación, pese a lo cual 109 mil 105 personas murieron y más de cinco millones se contagiaron.

La convocatoria se basó en un ritual de la religión judía que consiste en dejar piedras sobre las tumbas de los fallecidos. En la Plaza de Mayo, frente a la sede del Gobierno, un grupo de mujeres voluntarias llegaron con bolsas llenas de rocas y las acomodaron en el suelo en medio de un respetuoso silencio.

Cada vez que una familia mencionaba en voz alta el nombre de una víctima, la multitud gritaba “presente”.

Si bien, en un inicio, el confinamiento tuvo un amplio apoyo social, con el paso del tiempo creció el malestar entre la población por el impacto económico y psicológico por tantos meses de encierro.

Además, la vacunación irregular de funcionarios y allegados al oficialismo fuera del grupo etario de riesgo y la demora en la llegada de dosis acrecentaron el descontento contra la política sanitaria.

A ello se sumó la reciente difusión de la fotografía del cumpleaños de Yáñez celebrado el 14 de julio de 2020, mientras estaban prohibidas las reuniones sociales en espacios cerrados que regía en ese entonces.

Los analistas coinciden que estos incidentes complican la campaña del Gobierno de cara a las elecciones legislativas del 14 de noviembre, la primera prueba electoral para el mandatario peronista desde que asumió el cargo a finales de 2019.

“Efectivamente por un desliz, por un descuido, se organizó en la residencia de Olivos una comida que no se debió haber organizado. Tengo mucho pesar por lo sucedido. Si alguno piensa que me va a hacer caer por un error, lo único que logran es fortalecer mis compromisos”, declaró Alberto Fernández.

También puedes leer: Muere acostada en el piso, joven con COVID-19 que buscaba atención médica en Argentina