Nicolás Maduro vuelve a enfrentarse con el gobierno de Estados Unidos. Esta vez, no por el congelamiento de activos ni por el poco respaldo hacia su mandato, sino por la detención de Alex Saab, quien es señalado como uno de sus confidentes más cercanos.

Actualmente, Maduro, así como el resto de Latinoamérica, están en espera de conocer las represalias que finalmente Saab podría recibir de parte de la Unión Americana, luego de que el pasado lunes un juez de Miami, Florida, le negara la libertad bajo fianza.

Esa decisión se decretó dos días después de que el colombiano fuera extraditado de Cabo Verde a Florida, y ese movimiento fuera criticado por algunos de sus defensores en Caracas, señalándolo como “un secuestro” y un acto “arbitrario”.

Sin embargo, mientras que en Colombia el presidente Iván Duque celebró la extradición de Saab como “un triunfo en la lucha contra el narcotráfico, el lavado de activos y la corrupción”, el mandatario ecuatoriano, Guillermo Lasso, coincidió con su homólogo, enfatizando que con esto se permitirá investigar y ratificar lo que todo el mundo sospecha, en referencia a los movimientos ilegales que el empresario pudo llegar a realizar como testaferro de Maduro.


Antes de su detención en junio de 2020 en Cabo Verde, África, el gobierno de Estados Unidos estaba persiguiendo a Saab por delitos como conspiración, lavado de activos y enriquecimiento ilícito en nueve países, entre ellos México

En la nación azteca, por ejemplo, al empresario supuestamente se le involucra, entre otras cosas, por concretar “intercambios humanitarios” de crudo de la empresa Petróleos de Venezuela por camiones de cisterna y maíz, con el fin de que el gobierno chavista burlara sanciones internacionales.

Debido a este tipo de acciones, es que medios internacionales han visto en Alex Saab un aliado de Nicolás Maduro que, en manos del gobierno norteamericano, podría fungir como una herramienta más para conocer todos los movimientos detrás del político venezolano.

“En la medida en que Alex Saab tenga información privilegiada y eso llegue a manos de los Estados Unidos, obviamente constituye un duro golpe político para Maduro y para su gobierno (…) Es una de las personas que más maneja información de carácter confidencial sobre transacciones en temas de armamento y negocios que el político venezolano ha tenido con diferentes empresarios y países”, asegura el doctor Fernando Neira, miembro del Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe (CIALC) de la UNAM.


De acuerdo con el académico, ante este panorama Saab podría encontrarse entre dos disyuntivas: declarar todo lo que sabe y con ello conseguir ciertos beneficios de parte de Estados Unidos, o guardar silencio por el bien de su familia, la cual podría recibir represalias por permanecer en Caracas

“Recordemos que su esposa (la modelo Camilla Fabri) se encuentra en Venezuela reafirmando el compromiso de Alex Saab de no divulgar nada. Sin embargo, en el fondo ella está ahí prácticamente como un elemento de seguridad que tiene Maduro para presionar al colombiano” , detalla.

Y aunque se habla de que con las declaraciones de Saab el país norteamericano podría tomar acciones fuertes contra el gobierno de Maduro, se espera que eso vaya tomando forma con el paso del tiempo, más no llegar a derrocarlo.

En entrevista, el doctor Fernando Neira apunta que, con el empresario como su arma, Estados Unidos primero conocerá todas las acciones que éste manejó por parte del gobierno de Maduro, y a partir de ahí detectar al resto de las personas involucradas para aplicar mayores restricciones.

“Estados Unidos va a tener una incidencia obviamente de mayor hostigamiento hacia Maduro y los implicados, así como de restricciones de carácter político a nivel internacional”, menciona.

Las medidas de Maduro para proteger a Alex Saab

Con el fin de evitar la extradición de Alex Saab a Estados Unidos, el gobierno de Nicolás Maduro intentó múltiples acciones a su favor, entre las que destacan nombrarlo representante político para las conversaciones con la oposición en Ciudad de México, y crear en su entorno la figura de diplomático para darle inmunidad.

Sin embargo, tal parece que nada de eso funcionó, pues será el próximo 1 de noviembre que su juicio ante el Tribunal Federal del distrito del Sur de Florida continúe para concretar su culpabilidad o libertad.

Ante esto, aunque Maduro ya ha tomado algunas posturas para manifestarse en contra de la detención de Saab, como cancelar las conversaciones en México, el doctor Neira deja en claro que esa no será la última acción de su parte.

“Lo que él va a hacer es generar denuncias a nivel internacional ante los órganos mundiales bajo el supuesto de que se está violando la normatividad internacional al retener a un funcionario diplomático, va a acogerse a todas estas instancias defensoras de derechos buscando amparar los supuestos derechos que tiene Saab como funcionario y como persona (…) Más allá de eso, difícilmente tiene elementos que le permitan como presidente, y por el gobierno que presenta, generar un mecanismo de protección realmente efectivo para lo que está atravesando esta persona”, asimila.

También puedes leer:Oposición pide retomar diálogo por Alex Saab