"Esta guerra se está llevando a cabo en tres frentes. El primero es físico, el segundo es en las redes sociales del mundo y el tercero es cibernético”

Carmela Avner

Jefa de la oficina de información de Israel


La gran diferencia en el número de víctimas se debe a que gran parte de los ataques que la milicia palestina lanzó a territorio israelí chocaron con el sistema de defensa rival

En los últimos seis días de ofensiva militar han muerto 35 palestinos por cada israelí.

Las cifras mortales pueden seguir ascendiendo hoy, cuando se cumple una semana de haberse desatado la confrontación entre Israel y el grupo islámico que gobierna la Franja de Gaza.

Ambos bandos han intercambiado disparos a larga distancia, con más de un millar de misiles lanzados en conjunto.

Sin embargo, la confrontación dista mucho de ser simétrica.

Del lado palestino, diferentes medios contabilizaron hasta ayer 105 víctimas mortales y más de 750 heridos, y en Israel al menos tres muertos.

El domingo pasado se registró la jornada más violenta, con un récord de 10 fallecidos, casi todos miembros de una familia en Gaza.

También se registró el primer palestino muerto fuera de Gaza, en el otro territorio de Palestina denominado como la Ribera Occidental.

La víctima, Hamdi al-Falah de 22 años, murió después de que tropas de Israel dispararon contra una manifestación en Cisjordania.

La diferencia en el número de víctimas se debe a que gran parte de los ataques que la milicia palestina lanzó a territorio israelí sucumbieron ante el sistema de defensa rival.

Con un valor de 50 millones de dólares, el “Domo de Hierro” –como se le conoce al escudo antimisiles que protege  a ciudades como Tel Aviv y Jerusalén – presume tener una efectividad de interceptar el 90 por ciento de los proyectiles que pongan en peligro la seguridad de Israel, según reportó Peter Sharp de la cadena Al Jazeera.

En contraste, los ataques de Hamas apenas han podido infligir daño en el territorio enemigo, comparándolos con la destrucción registrada en Gaza.

Y mientras autoridades egipcias se esfuerzan para que ambas partes en conflicto acuerden una tregua, la situación se sigue recrudeciendo.

La endeble paz que disfrutaban los medios de comunicación que cubren la confrontación desde Palestina, terminó hace dos días con los bombardeos a la Torre Shuruq.

Dicho edificio, localizado en el exclusivo barrio de Rimal, alberga a empresas noticiosas como Sky News de Gran Bretaña, la agencia Al Arabiya de Arabia Saudita, la rusa Russia Today, y Press TV de Irán.

La agencia AFP reportó que un líder de la milicia palestina murió en el complejo afectado, quien muy probablemente era el objetivo específico de dichos ataques.

El militar fallecido fue identificado como Ramez Harb, que era comandante de la Brigada Al Quds, brazo militar del grupo Jihad Islámica.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ya había advertido días previos que su país se encontraba listo para “expandir significativamente” su campaña contra Gaza.

Khalled Meshaal, líder político de Hamas, respondió en conferencia de prensa, advirtiendo que sería un error para Israel invadir por vía terrestre a la Franja de Gaza.

Meshaal argumentó que dicha táctica sería un “desastre político” y se refirió al primer ministro israelí como un “criminal de guerra y asesino de niños”, de acuerdo a lo publicado ayer por Al Arabiya.

No obstante, el político palestino descartó más tarde tal acción militar, pues dijo que “si él (Netanyahu) quisiera hacer una invasión terrestre contra Hamas, ya lo hubiera hecho”.

La “otra” guerra

El conflicto palestino-israelí va más allá de pelear con fusiles y  cañones.

En la trinchera cibernética también se libra una batalla con diferentes tácticas de guerra.

Diferentes medios reportaron el registro de más de 44 millones de intentos de hackeo a sitios de Internet del gobierno de Israel.

El inicio de la ofensiva en línea se dio después de los ataques aéreos a territorio palestino por parte de Israel.

Según datos del gobierno de Benjamin Netanyahu, la mayoría de los intentos iban dirigidos a los sitios relacionados con la defensa.

Otros 10 millones de ataques a la página del presidente, Shimon Peres, y siete millones al del ministro de relaciones exteriores.

El primer ministro israelí recibió cerca de 3 millones de intentos de hackeo a su página web.

El grupo de ciberactivistas “Anonymous” encabezó un movimiento en contra del gobierno de Israel.

La campaña, nombrada “OpIsrael”, ha atacado los dominios del Banco de Jerusalén y del Partido Kedima de Israel, los cuales colapsaron poco después de iniciada la ofensiva aérea.

Algunos sitios hackeados proyectaban imágenes con mensajes a favor de Palestina.

Sin embargo, el gobierno de Tel Aviv también cuenta con su “escudo militar” contra ataques cibernéticos, gracias a su sistema de defensa computarizada.

“La división de informática del Ministerio continuará bloqueado los millones de ataques cibernéticos”, dijo Yuval Steinitz, ministro de Finanzas de Israel.

En la historia judía, David se enfrentó a Goliat, encontrándose en una posición menos favorecedora ante las capacidades de su rival.

Hoy, Israel parece ser el gigante Goliat y Palestina el pequeño David, aunque el desenlace difícilmente será igual que el que aparece en la Biblia.

El mundo pide alto al fuego

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, apuró sus intentos de detener la ofensiva de Israel sobre Palestina a través de la vía diplomática.

El domingo pasado, el mandatario dijo desde Bangkok que los israelíes “tienen derecho a esperar que no se disparen misiles contra su territorio”.

Pero  agregó que se “puede lograr sin una escalada de la actividad militar en Gaza”.

Y al igual que Obama, los 27 ministros exteriores de la Unión Europea pidieron un cese inmediato de las hostilidades en Gaza e Israel.

“Todos los ataques deben terminar inmediatamente debido a que están causando un sufrimiento injustificado a civiles inocentes”, dijeron en un comunicado.

Desde Tel Aviv, Tony Blair, el enviado especial del Cuarteto Diplomático en Medio Oriente, dijo estar aterrado por las víctimas caídas en el conflicto.

El Cuarteto  es una entidad internacional encargada de mediar el proceso de paz en el conflicto israelí-palestino.

Blair argumentó que la paz es “difícil de alcanzar en estas circunstancias”, pero que “se tiene que seguir intentando”.

El exprimer ministro británico apoyó, además, el esfuerzo que hacen autoridades de Egipto para que se llegue a una próxima tregua.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, llegó ayer a El Cairo para reunirse próximamente con el primer ministro, Netanyahu, y el presidente palestino, Mahmoud Abbas, para iniciar las charlas de un cese al fuego.