¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Latitud
imagen principal

MéXICO-EU

Evolución de la relación bilateral

Mariana Recamier

Estados Unidos y México mantienen en ascenso las cifras sobre su intercambio comercial. Las rencillas de los gobiernos no afectan su relación económica


Jun 4, 2019
Lectura 5 min
portada post

La relación que tienen los presidentes de Estados Unidos y México no siempre coincide con el intercambio comercial de ambos países. Los gobiernos de Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump mostraron diferencias el jueves pasado por el tema migratorio y arancelario, sin embargo, el territorio mexicano se convirtió en el principal socio comercial estadounidense en los primeros meses de 2019.

López Obrador recordó en una carta que hizo pública la semana pasada que los presidentes de las naciones vecinas han tenido una buena relación como en el caso de Benito Juárez y Abraham Lincoln.

“Benito Juárez mantuvo excelentes relaciones con el prócer republicano Abraham Lincoln. Posteriormente, cuando la expropiación petrolera, el presidente demócrata Franklin D. Roosevelt entendió las profundas razones que llevaron al presidente patriota Lázaro Cárdenas a actuar en favor de nuestra soberanía”, escribió el presidente de México.

El intercambio comercial entre las dos naciones es más alto desde entonces sin importar que los jefes de Estado tengan problemas diplomáticos por diversos temas. De acuerdo con el Departamento de Comercio estadounidense, Estados Unidos importó de México el equivalente a 31 mil 335 millones de dólares en marzo del presente año y exportó 21 mil 830 millones de dólares.

Las cifras son históricas. México superó a China en exportaciones de productos a Estados Unidos en marzo, un hecho que no ocurría desde julio del 2003, según los datos del Departamento de Comercio estadounidense.

La superioridad de México frente a China es coyuntural, debido al aumento de los aranceles que la administración de Trump impuso al país asiático.

Sin importar que los dos países registraron su mejor momento comercial en marzo, la relación entre el presidente estadounidense y el mexicano está en un periodo complicado. Trump amenazó la semana pasada con aplicar un arancel del 5 por ciento a las importaciones mexicanas a partir del 10 de junio

Víctor Manuel Villalobos, secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, dijo este lunes que los daños de las medidas arancelarias entre las dos economías complementarias alcanzarían los 117 millones de dólares mensuales o 3.9 millones de dólares diarios sólo en el sector agrícola.

Graciela Márquez Colín, titular de la Secretaría de Economía, agregó que los efectos negativos llegarían a todos los estados de Estados Unidos e impactarían a las cadenas de valor binacionales, a los consumidores y a los puestos de trabajo que se generan a partir del comercio con México.

Las contradicciones entre las acciones presidenciales y el flujo económico son una constante en la historia de la relación bilateral. Estados Unidos importó de México el equivalente a 2 mil 289 millones de dólares en marzo de 1989 y exportó 2 mil 180 millones de dólares en el mismo periodo.

La presidencia de Ronald Reagan concluyó en 1989. La relación entre él y el exmandatario Miguel de la Madrid era buena y habían logrado los cimientos de tratados posteriores. Los dos jefes de Estado establecieron las bases de lo que un lustro después se convertiría en el Tratado de Libre Comercio (TLC) durante una conversación de alto nivel que sostuvieron el 13 de febrero de 1987.

“El programa reaganomics logra tocar la agenda migratoria y económica de manera muy importante. Era el final de la Guerra Fría y México está saliendo del desarrollo hacia adentro y necesita en Estados Unidos un aliado importante para esa apertura comercial que eventualmente se concreta en la época de Bush”, explica la internacionalista Arlene Ramírez Uresti.

En ese periodo, México se ubicaba como el cuarto mayor socio comercial de Estados Unidos después de Canadá, Japón y Alemania Occidental y el tercer mercado de exportación más grande para las empresas estadounidenses.

Cuando finalizó el periodo presidencial de Bill Clinton se percibe un aumento en el intercambio comercial de ambas naciones. Estados Unidos importó de México el equivalente a 12 mil 45 millones de dólares en marzo de 2001 y exportó 9 mil 272 millones de dólares en el mismo periodo.

“Clinton es el parteaguas de la relación México-Estados Unidos en la época moderna. A Clinton le toca la relación con Carlos Salinas de Gortari y vive la crisis del 94. Hay que recordar el paquete financiero que envía Clinton para rescatar a México del gran endeudamiento y de las crisis de los bonos internacionales”, explica Ramírez Uresti.

Desde los primeros meses del gobierno de Trump también hay un aumento en el intercambio comercial entre los dos países. Estados Unidos importó de territorio mexicano el equivalente de 28 mil 41 millones de dólares en marzo de 2017 y exportó 21 mil 32 millones de dólares en el mismo mes.

Hay una dependencia importante por parte de Estados Unidos hacia la manufactura mexicana y hacia productos de insumo primordiales para la creación de otros objetos o servicios. Es por eso que el intercambio comercial es constante

- Arlene Ramírez Uresti

Doctora en relaciones internacionales

La relación que tienen los presidentes de Estados Unidos y México no siempre coincide con el intercambio comercial de ambos países. López Obrador y Trump tienen diferencias, pero deben lograr acuerdos este miércoles, cuando sus gobiernos agendaron la primera reunión binacional de alto nivel para abordar el tema arancelario.

También puedes leer: El contraataque


Notas relacionadas

Jun 11, 2019
Lectura 3 min

Jun 5, 2019
Lectura 2 min

Jun 4, 2019
Lectura 2 min

Jun 4, 2019
Lectura 2 min

Comentarios