Emmanuel Macron, sin golpes políticos a pesar de las protestas en contra del pase sanitario

Debido a la implementación del pase sanitario, a través del cual se le exigirá a los franceses estar vacunados contra el COVID-19, las manifestaciones en contra del gobierno no han cesado. Sin embargo, esto no le afectará al presidente Emmanuel Macron de cara a las elecciones siempre y cuando siga destacando la importancia del certificado

Debido a la implementación del pase sanitario de vacunación las manifestaciones en contra del gobierno de Emmanuel Macron no han cesado

Debido a la implementación del pase sanitario de vacunación las manifestaciones en contra del gobierno de Emmanuel Macron no han cesado

Comparte esta nota

El sonido de las sirenas de la Policía retumba por todo París. Acompaña y vigila a las miles de personas que han salido a las calles por tercer semana consecutiva para manifestarse en contra del gobierno, en especial por una de sus más recientes medidas: el pase sanitario.

Con dicho documento, todas las personas que residan en Francia deberán comprobar que han recibido sus respectivas vacunas contra el COVID-19 y que no están contagiadas por el nuevo virus.

De no poseer el pase, o indicar con él que no han recibido ninguna dosis, su acceso a lugares cerrados como restaurantes, bares, gimnasios y museos será negado, excluyéndolos de este tipo de sitios sociales.

Esta medida fue aprobada por el Parlamento desde el pasado 26 de julio, e incluso una semana antes de su votación las protestas en su contra ya estaban presentes, incrementándose con el paso de las semanas por casi todo el país.

De acuerdo con datos del Ministerio del Interior de Francia, poco más de 204 mil personas fueron registradas en las calles del Estado el pasado fin de semana, 43 mil más que el 24 de julio, y 94 mil más que el 17, cuando las manifestaciones comenzaron a percibirse.

Hasta el momento, según el ministro del Interior, Gérald Darmanin, de las protestas sólo ha habido 19 detenciones, 10 de ellas en París, y tres agentes de la policía heridos.

Según los manifestantes, el pase sanitario les quita la libertad para decidir lo que desean hacer, y posiciona al gobierno del presidente Emmanuel Macron como una administración dictatorial.

Pero estas posturas no sólo se han dado en las calles, sino también en el escenario político nacional, donde personajes como Florian Philippot, exdiputado del Parlamento y presidente del partido Los Patriotas, ha destacado que el certificado “rompe al país, el vínculo humano, la legislación laboral y la autonomía”.

Sin embargo, el jefe de Estado ha sido contundente respecto a la salud de sus ciudadanos, destacando la importancia que hay detrás del uso del pase y del peligro de la propagación del virus.

“Por ti, por tus padres, por todos tus seres queridos, por Francia, vacúnate”, ha resaltado Macron.

Al respecto, es el doctor Víctor Francisco Olguín, académico de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Aragón, quien destaca que el presidente debe seguir con esa postura y defender el pase sanitario, a fin de concientizar al mayor número de gente.

“Hay mucho escepticismo, gente que no cree en las vacunas por todo lo que se dice en las redes sociales donde se difunden teorías conspiratorias en torno a que la dosis es mala y que no hay que aplicarla, pero lo que se debe hacer es que se tome consciencia”, opina.

De acuerdo con el académico, mientras más personas vacunadas haya, mayor será la probabilidad de que los contagios por COVID-19 no se disparen, y así lograr la recuperación económica del país.

En cambio, de no hacerlo, las personas podrían volver a correr el riesgo de regresar al confinamiento y todos los establecimientos a clausurarse, lo que perjudicaría aún más a Francia.

Pase Sanitario: ¿Un golpe político para Macron?

Las protestas en contra del presidente Emmanuel Macron por la implementación del pase sanitario se dan a sólo medio año de que se lleven a cabo las elecciones presidenciales, un escenario en el que el jefe de Estado intentará reelegirse.

Y aunque uno de los propósitos de los manifestantes es disminuir aún más la popularidad de Macron, la cual estaba en un 33 por ciento el pasado 27 de julio, es poco probable que interfieran en su búsqueda de mantenerse en el poder.

En entrevista, el doctor Víctor Francisco Olguín comparte que el afectar al mandatario es complicado actualmente, debido a que en muchas partes del mundo pasa algo semejante por las medidas que impulsan los respectivos gobiernos.

“Creo que en muchas partes del mundo pasa una cosa igual, y esa es la reacción de la gente que está encerrada, que ha perdido a un familiar, el trabajo, o porque les pareció inapropiada la forma en que se abordó la pandemia, pero creo que si muchos otros gobiernos se encararan a elecciones, les iría mal. No es una cuestión interna, sino internacional”, dice el doctor.

En ese sentido, el también catedrático distingue que la única alternativa del presidente Macron y su gobierno es seguir tratando de convencer a la gente de la importancia de sus decisiones, pero siempre de la mano de la transparencia, de resaltar los números de contagios y muertes, y el cómo se reducen los casos con la aplicación de las dosis.

“Creo que nadie hubiera querido llegar a este tipo de medidas, pero es lo que ellos han considerado pertinente para el bien de las personas”, asume el académico.

También puedes leer: Certificado sanitario, el método ‘autoritario’ de Francia; estas son las razones 

Salir de la versión móvil