¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Latitud
Nacional

MIGRACION

El mexicano que venció a ‘la migra’

Pedro Pablo Cortés

Tras años de denuncias, los mexicanos que son víctimas de abusos de la Patrulla Fronteriza mientras intentan cruzar la frontera hacia Estados Unidos (EU) ganaron una batalla.

Un juez estadounidense ordenó al Gobierno federal pagar una indemnización de casi medio millón de dólares a Jesús Castro Romo, un sonorense que recibió un balazo en la espalda por parte de un agente migratorio de Arizona. 


Feb 11, 2015
Lectura 4 min

480,000 migrantes detuvo la Patrulla Fronteriza el año fiscal 2013-2014, lo más bajo desde el 2001

"Investigadores de Tucson analizaron casos de agentes como Canales. Los agentes han vendido dispositivos de inteligencia e incluso han intentado lavar dinero de los cárteles de droga"

- NBC

Nota informativa de la cadena

"Una piedra no es tan mortal como un arma de fuego, además de que requiere de un alto grado de puntería y fuerza para resultar tan mortal como un arma de fuego"

- Juez James Soto

Sentencia a Abel Canales

Al inicio, Jesús Castro había pedido 13 millones de dólares por daños físicos, sufrimiento y la incapacidad para trabajar en los próximos 38 años

https://www.youtube.com/watch?v=rMILFMLGfaA

Tras años de denuncias, los mexicanos que son víctimas de abusos de la Patrulla Fronteriza mientras intentan cruzar la frontera hacia Estados Unidos (EU) ganaron una batalla.

Un juez estadounidense ordenó al Gobierno federal pagar una indemnización de casi medio millón de dólares a Jesús Castro Romo, un sonorense que recibió un balazo en la espalda por parte de un agente migratorio de Arizona. 

Castro Romo, residente de Nogales, intentó cruzar la frontera en noviembre del 2010, pero el oficial estadounidense Abel Canales le disparó porque, según el testimonio del agente, el mexicano agarró una piedra y lo amenazó.

El juez encargado del caso, James Soto, rechazó las alegaciones de Canales. 

“Una piedra no es tan mortal como un arma de fuego, además de que requiere de un alto grado de puntería y fuerza para resultar tan mortal como un arma de fuego”, indicó Soto en la sentencia, según el canal Univision.

La indemnización original ascendía a 553 mil dólares, pero el jurista le rebajó 10 por ciento porque Castro Romo trató de cruzar la frontera de forma ilegal.

Aun así, activistas de derechos humanos celebraron la decisión histórica. 

“La sentencia es significativa porque las cortes federales han rechazado casi uniformemente las demandas civiles en contra de agentes individuales y el gobierno federal en las docenas de tiroteos de la Patrulla Fronteriza durante la administración de Obama”, publicó BuzzFeed. 

“Castro es sólo uno de un puñado de conocidos sobrevivientes de tales tiroteos”. 

Al inicio, el sonorense había pedido 13 millones de dólares, mas el juez sólo le concedió 497 mil dólares.

El monto se designó para subsanar el daño físico, el sufrimiento y la incapacidad para trabajar que tendrá Soto en los próximos 38 años. 

La frontera de la corrupción

Los medios estadounidenses destacaron el historial de corrupción del agente fronterizo involucrado.

“En un caso no relacionado, Canales se declaró culpable de tomar un soborno y permitir a una camioneta cargada de drogas y contrabando pasar a través de un punto de revisión cercano a Tucson”, reportó ayer AP. 

Cuando le disparó a Castro, Canales ya estaba bajo investigación por el soborno que recibió, que fue de 8 mil dólares. 

Una historia de miles

Este caso es sólo uno de los miles de abusos que cometen los agentes fronterizos de EU en el límite con México. 

“Investigadores de Tucson analizaron casos de agentes como Canales”, informó una filial local de NBC en Arizona, “los agentes han vendido dispositivos de inteligencia e incluso han intentado lavar dinero de los cárteles de droga”. 

El año pasado estuvo marcado por las denuncias que cometieron los oficiales migratorios. 

“Se documentaron y se registraron múltiples quejas de abusos en contra de la Patrulla Fronteriza, violaciones de derechos humanos y civiles por parte de esta agencia que hasta la fecha continua operando sin rendir cuentas a nadie”, dijo a EFE James Lyall, abogado de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU).

La ACLU descubrió que, a pesar de que el número de indocumentados que intentaron atravesar la frontera disminuyó a tan solo 480 mil en el año fiscal 2013-2014, la cifra de quejas no bajó.

El diario Mother Jones informó el año pasado que el Consejo de Inmigración de EU registró más de 800 quejas de violencia física, verbal y sexual de migrantes detenidos en estaciones fronterizas enero de 2009 y enero del 2012.

Al menos 97 por ciento de estas acusaciones no llegaron a una sanción. 

Agradecemos las fotos cortesía de www.inewsource.org


Notas relacionadas

Ene 27, 2020
Lectura 2 min

Ene 21, 2020
Lectura 2 min

Ene 19, 2020
Lectura 4 min

Ene 7, 2020
Lectura 2 min

Comentarios