La situación política en Afganistán se vuelve cada vez más incierta, luego de que los talibanes tomaran el mando de un país que lleva años siendo devastado por las guerras, lo cuál resulta alarmante para las mujeres, pero también para los niños, y una de las grandes preocupaciones de ONG’s como Save the Children so las tradiciones como la de los ‘Bacha Bazi’.

En el último mes, al menos 75 mil menores fueron obligados a abandonar sus hogares, por lo que Save the Children emitió un comunicado en el que afirman que seguirán su labor en Afganistán.

Te recomendamos: Hallan restos humanos en llantas de avión de EU perseguido en Afganistán

“No hubo nunca un momento más importante que este para confirmar nuestra dedicación respecto del pueblo afgano, y nuestro compromiso en permanecer y trabajar en el país. Save the Children Afganistán no abandonará su trabajo, el personal o las comunidades que apoya desde 1976”, declaró Christopher Nyamandi, director general de Save the Children Afganistán.

Y es que la crisis política que se vive en el país ha sacado a la luz prácticas afganas preocupantes que han sido condenadas por todo el mundo, como la de los Bacha Bazi, que son niños explotados sexualmente, de los cuáles se calcula que hay cientos en estos momentos.

“Bacha bazi”, es el nombre que se le otorga a los niños y adolescentes abusados sexualemente en condición de “esclavos”, el término, que significa “jugar con los muchachos” en dari, hace referencia a la crueldad de dicha práctica.

Las víctimas se encuentran generalmente entre los 10 y los 18 años, y son procedentes de familias de clase baja.

Estos menores son contratados como “aprendices” o “sirvientes” en casas o negocios, normalmente a base de engaños o amenazas, según un informe publicado en AIHRC en el año 2014.

Los niños “son vestidos con ropa de mujer y utilizados como bailarines en bodas y después de que la fiesta finaliza son trasladados a un lugar en el que son violados por un hombre o algunos casos por un grupo entero”, según el informe.

Gobierno afgano contra el Bacha Bazi

Desde el año 2017 el anterior gobierno afgano ya había dictado leyes que penalizaban esta práctica, ya que las milicias antigubernamentales usaban cada vez más niños como armas e incluso, altos mandos militares se contraban vinculados con dicha práctica, según afirma Meena Poudel, quien encabeza el proyecto de lucha contra la trata en la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

“Los jóvenes secuestrados por los milicianos solían sufrir abusos sexuales antes de que los emplearan como terroristas suicidas”, afirmó Poudel en 2018.

Ahora, con los talibanes en el poder resulta un misterio el qué ocurrirá con estos cientos de menores explotados sexualmente, quienes ahora están envueltos en un panorama político poco alentador para ellos.