Apuestan por salud y prevención

Estados Unidos presentó su estrategia nacional antidrogas 2013 con un enfoque no visto en años en ese país.

Con un giro “hacia la ciencia”, el gobierno de Barack Obama decidió abordar el problema como un asunto de “salud pública y seguridad ciudadana” y alejarse un poco del castigo, su estrategia predilecta en administraciones anteriores.

Comparte esta nota

Estados Unidos presentó su estrategia nacional antidrogas 2013 con un enfoque no visto en años en ese país.

Con un giro “hacia la ciencia”, el gobierno de Barack Obama decidió abordar el problema como un asunto de “salud pública y seguridad ciudadana” y alejarse un poco del castigo, su estrategia predilecta en administraciones anteriores.

Aunque actualmente el continente americano se divide entre la legalización y la guerra directa como los dos caminos principales para erradicar el problema de las drogas, Estados Unidos considera que lo suyo es un punto medio para combatir el narcotráfico.

“Una política contra las drogas basada exclusivamente en la represión se ha demostrado contraproducente, ineficaz y costosa. Pero el extremo contrario, el de la legalización, es perjudicial desde el punto de vista de la salud pública”, afirmó Gil Kerlikowske, director de la Oficina Nacional de Política para el Control de Drogas.

El nuevo plan es congruente con el de 2012, que también ponía a las políticas de prevención sobre las policiacas y de seguridad, pero ahora se ve reflejado en el presupuesto. Y aunque lo destinado a seguridad sigue siendo superior, este año la Casa Blanca solicitó 10 mil 500 millones de dólares para prevención, lo que representa 16 por ciento más que en el año anterior.

Una parte del presupuesto está también destinada a continuar con la cooperación en la lucha contra las drogas con México y Centroamérica.

Salir de la versión móvil