Francisco Quiroz Zamora, presunto integrante del cártel de Sinaloa, detenido en el metro de Nueva York a finales de 2017, enfrente cargos por posesión de drogas que, según estimaciones, eran suficientes para causar la muerte a 10 millones de personas.

Este martes 27 de marzo, el presunto narcotraficante, y cinco sospechosos más, debían responder ante la corte de Manhattan por los señalamientos.

El año pasado, en un hotel de la zona de El Bronx, policías encontraron 44 libras de Fentanilo, narcótico utilizado por especialistas de su salud, debido a sus características analgésicas.

Se considera que el fármaco es más adictivo que la morfina y la heroína.

La droga, señaló la DEA, se encontraba oculta en una maleta que fue puesta sobre una máquina expendedora.

Además, en una lujosa residencia de Manhattan, policías hallaron cinco libras más de Fentanilo, dinero en efectivo y un arma de fuego.

A finales del año pasado, gracias a la intervención de un agente encubierto que hizo el papel de distribuidor de drogas, el presunto miembro del cártel de Sinaloa fue detenido en la Penn Station del metro de Nueva York.

Las investigaciones señalan que, a nombre del cártel de Sinaloa, el acusado vendía el fármaco hasta por 50 mil dólares el kilo, a fin de enviarlo a Arizona y California, y para distribuirlo en Nueva York.