Diseñar para ayudar

En el 2007 creó una institución llamada D-Rev donde busca juntar a los mejores diseñadores alrededor del mundo para que ideen productos que beneficien a la gente que vive en la mayor pobreza. La idea es que los productos funcionen en el mercado y ayude a aquellos que vivan con menos de cuatro dólares al día, así no dependerían de  donaciones periódicas.

Comprendiendo la pobreza

Su curiosidad por entender al ser humano se trasladó a la comprensión del entorno económico-social del individuo. En su libro “Fuera de la Pobreza” expresa la inconformidad con las ideas que comúnmente se tienen para erradicar esta situación.

Subraya que ni las donaciones de países ricos, ni el posicionamiento de empresas grandes en los países pobres van a resolver el problema.

Arranca con fresas

Polak es originario de República Checa, pero se formó desde pequeño en Canadá. A sus 12 años vio una oportunidad de mercado con la que logró una fortuna. Comenzó recogiendo fresas y vendiéndolas por cantidades modestas de dinero. Junto con sus dos socios-amigos terminaron con una granja entera de fresas que les generaba 7 mil dólares en solo dos veranos de trabajo.

Psiquiatra inusual

Ingresó a la Universidad de Western Ontario en Canadá para estudiar la carrera de psiquiatría. De ahí emigró a Colorado a hacer su residencia y se quedó a ejercer como psiquiatra por 23 años. Pero no era el típico psiquiatra de oficina que solo escucha lo que el paciente dice. Polak hacía estudio de campo visitando el lugar de trabajo del paciente, su hogar, amigos y demás para poder entender la totalidad de sus problemas.

Emprendedor social

Después de un viaje a Bangladesh, Polak decidió que tenía que hacer algo por la gente que vivía en extrema pobreza y comenzó teniendo largas pláticas con la gente de la región para comprender el entorno. De esta manera creó el IDE (International Development Enterprises) que se encarga de la manufactura y distribución de sistemas de riego en regiones de extrema pobreza.