El Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) que se integra en el Paquete Económico 2023, mismo que se presentó ante la Cámara de Diputados el pasado 8 de septiembre y que también incluye la Ley de Ingresos, la Miscelánea Fiscal y los Criterios Generales de Política Económica; mantiene un enfoque en proyectos prioritarios como el Tren Maya, obras hidráulicas y mantenimiento de las vías de comunicación.

En tanto que los programas de desarrollo social de Pensión para Adultos Mayores, Programa de Becas y Sembrando Vida serán los que obtengan más recursos públicos para el siguiente año.

Tanto los programas sociales prioritarios como las obras de infraestructura a las que se enfocan más recursos son los mismos que se privilegiaron en el presupuesto que se ejerce para este año.

El PPEF estima que el Gobierno federal gastará ocho billones 299 mil 647 millones de pesos en el 2023, que representa un salto sustancial en comparación a lo aprobado en el ejercicio fiscal anterior, al marcar un aumento de 11.6 por ciento.

“El incremento de 11.6 por ciento real proyectado para el gasto neto total en comparación con 2022 es muy ambicioso y se encuentra por encima tanto del crecimiento esperado para la economía (3.0 por ciento), como el del ingreso público (9.3 por ciento)”
Monex

Si la Cámara de Diputados aprueba tal y como fue enviado el PPEF, el programa de Pensión para Adultos Mayores obtendrá 335 mil 499.4 millones de pesos y con ello se convertirá en el que se enfoquen más recursos el próximo año, que representa 36 por ciento más que lo que se destinó el año pasado.

El Programa de Becas con 83 mil 638.9 millones y Sembrando Vida con 37 mil 136.5 millones de pesos, también forman parte de los programas más beneficiados.

Entre los programas prioritarios también se encuentran La Escuela es Nuestra con 27 mil 53.9 millones de pesos, Pensión para Personas con Discapacidad con 24 mil 77.7 millones, Jóvenes Construyendo el Futuro con 23 mil 90.05 millones de pesos y el programa para Fertilizantes con 16 mil 684.1 millones de pesos.

En total, se contemplan 16 programas prioritarios por un presupuesto total de 600 mil 321 millones de pesos.

En el caso de los proyectos de infraestructura al Tren Maya se le asignarán 143 mil 73.3 millones de pesos, que representa 116 por ciento más que lo destinado para este año.

Al Tren Maya le siguen los proyectos para construir y conservar las obras hidráulicas de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) con 44 mil 693 millones de pesos, los proyectos prioritarios de construcción y mantenimiento de las vías de comunicación y de transporte con 28 mil 762.3 millones de pesos.

En total, en las obras prioritarias se contemplan recursos por un monto de 236 mil 131 millones de pesos.

En el caso de las dependencias federales que más presupuesto se planea asignarles son la Secretaría de Educación Pública (SEP) con 402 mil 277 millones, que representa un aumento de siete por ciento a lo destinado para este año, seguido de la Secretaría de Bienestar con 408 mil 290 millones, que representa un aumento de 32 por ciento, y Secretaría de Salud con 209 mil 616, un aumento de cinco por ciento.

La dependencia que más incremento en su presupuesto recibirá si no se modifica el Proyecto será la Secretaría de Turismo (Sectur) con un aumento de 115 por ciento al asignar 145 mil 555 millones de pesos.

En tanto que en el caso de los órganos autónomos se observa un aumento en el presupuesto de casi todos ellos, con una asignación de 59 mil 263 millones de pesos.

Cálculos alegres para el presupuesto

La Iniciativa de Ley de Ingresos de la Federación (ILIF) para el ejercicio fiscal 2023 tiene contemplados ingresos por 8.3 billones.

El objetivo de la administración actual, según las palabras de Rogelio Ramírez de la O, titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público; es mantener la disciplina en las finanzas públicas, sin desequilibrios macroeconómicos.

Hacienda prevé que en 2023 los ingresos presupuestarios sean mayores en 328 mil 133 millones de pesos respecto al monto previsto en la LIF 2022.

Además, para las proyecciones de finanzas públicas correspondientes a 2023, se considera un entorno favorable para la economía con un crecimiento puntual del PIB de 3.5 por ciento.

“El marco macroeconómico sobre el que se basa la estrategia de finanzas públicas luce igualmente riesgoso, pues, por ejemplo, el crecimiento del PIB estimado para 2023 es de 3.0 por ciento, una cifra que resalta como valor extremo si se compara con las estadísticas del consenso”, apunta Monex.

Te puede interesar: AMLO anuncia que destinará más presupuesto para programas sociales en 2023