Por segundo día consecutivo, el gobernador de la Reserva Federal, Ben Bernanke, dio su testimonio semianual ante el Congreso de Estados Unidos, episodio seguido muy de cerca por los mercados. 

Recientemente se ha especulado, gracias a la publicación de las minutas de las juntas del Comité de Mercado Abierto, sobre una política monetaria más restrictiva, lo que ha puesto a muchos en Wall Street a temer. 

En su testimonio ante la Cámara de Representantes ayer, luego de pasar por el Senado el martes, el veterano académico aseguró tentativamente que la recuperación económica estadounidense parece estar afianzándose. 

Por ejemplo, diversos reportes ayer mostraron que las órdenes para bienes de larga duración, aquellos que se compran más cuando hay expectativas importantes de crecimiento, aumentaron considerablemente en enero. 

Bernanke además comentó que se muestran señales de mejoría en los mercados inmobiliarios y de automóviles. 

Sin embargo, a pesar del ligero optimismo, descartó eliminar las medidas extraordinarias que había puesto en lugar la Fed en los últimos años, como habían especulado los mercados. 

A unir esfuerzos

Entre uno de los pronunciamientos aseguró que las políticas de relajación monetaria sin precedentes tenían mucho que ver con la aparente mejoría en la economía. 

Por otro lado, lanzó una tímida advertencia a los congresistas para evitar el tipo de encuentros políticos vistos el año pasado previo al precipicio fiscal. 

Ante las promesas de más apoyos, los mercados se aliviaron, mostrando importantes ganancias en la mañana. 

El Standard & Poors 500 sumó 1.27 por ciento en la jornada, mientras que el Dow Jones otro 1.26 por ciento. En México, la Bolsa Mexicana de Valores acumuló una ganancia de 0.65 por ciento durante la jornada.