Entre la pasiva industria de automóviles eléctricos y la débil infraestructura de recarga en el país, aterriza este mes en México el fabricante de vehículos eléctricos BYD, uno de los competidores más fuertes de este mercado a nivel mundial.

Esta marca, cuyo nombre es la abreviación de Build Your Dreams, ingresa al mercado mexicano con un ‘Dragón Chino’, toda vez que los dos automóviles que se comercializarán en el país de nombre Han, un sedán deportivo del segmento de lujo, y la SUV Tang, tienen un diseño en la parte frontal que imita los rasgos de este mítico animal icónico de la cultura del país asiatico.

Será a partir de 2023 cuando inicie la comercialización de estos dos automóviles cuyo costo no quisieron revelar los directivos de la marca, pero que en Europa se venden por 72 mil euros, es decir, un millón 444 mil pesos.

Se trata del segundo fabricante de autos con más ventas a nivel global de autos eléctricos enchufables, únicamente superado por la empresa Tesla. De acuerdo con datos de Statista en 2021 esta marca vendió 593 mil 878 unidades, mientras que la empresa de Elon Musk tuvo ventas por 936 mil 172.

El fabricante chino espera poder establecer 15 concesionarias autorizadas en el país al concluir 2023, llegar a 30 para 2024 en tanto que para 2025 se espera contar con 50 tiendas trabajando con concesionarios. Además de sumar a Liverpool, la cadena de retail mexicana, así como Grupo Continental para la comercialización de estos automóviles.

“México es el segundo mercado más grande en Latinoamérica y una de las economías más abiertas del planeta con una industria del transporte relativamente desarrollada. En los últimos años, México ha construido efectivamente un sistema de transporte público. 

“BYD como pionero en soluciones de energías renovables tiene como objetivo estratégico colaborar con los socios locales para promover conjuntamente la electrificación del transporte en México”
Zhou ZouDirector general de BYD México

La marca tiene 27 años de operar pero fue hasta 2003 cuando ingresó al negocio automotriz y cinco años después lanzó el primer vehículo eléctrico enchufable del mundo. Hasta septiembre de este año las ventas de vehículos eléctricos de pasajeros de BYD superaron las 2.6 millones de unidades vendidas con operaciones en más de 400 ciudades en 70 países.

Neva Zhang, directora comercial de BYD en México, señala que la empresa cuenta con una amplia experiencia en la producción en baterías recargables aunque actualmente tiene distintas divisiones de negocio: automóviles, electrónica, energía y tránsito ferroviario.

“Hemos construido una cadena de valor sostenible para la integración vertical y la más alta calidad de autos, desde materias primas, componentes y sistemas, hasta vehículos completos”, explicó Zhang.

Débil infraestructura mexicana para vehículos eléctricos

En México el desarrollo de la industria automotriz eléctrica ha sido lento en comparación con países desarrollados, desde la comercialización de estos vehículos, la infraestructura de recarga de vehículos eléctricos e híbridos enchufables e incluso la generación de políticas públicas que fomenten su desarrollo.

De enero hasta agosto de este año se vendieron en el país mil 646 autos eléctricos, que representa un aumento de 445 por ciento comparado con el mismo periodo de 2021; asimismo se comerciaron dos mil 925 autos híbridos enchufables, 77.7 por ciento más el año anterior; y 25 mil 564 vehículos híbridos, esto fue 13.5 por ciento menos, de acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

Aunque se comercializan automóviles eléctricos desde hace poco más de una década, hay una seria ausencia de electrolineras, como se les conoce a las estaciones de carga para vehículos eléctricos. Hasta la fecha la Comisión Federal de Electricidad (CFE) ha desarrollado tres, con puntos concentrados en las grandes ciudades del país.

Pero en este proceso también está participando la iniciativa privada con empresas como Nissan y BMW que han invertido en la construcción de centros de carga alrededor del país a pesar de no ser su negocio principal.

Actualmente, hacer uso de electrolineras del sector público y privado en México es gratuito, esto con el objetivo de incentivar la compra de autos híbridos y eléctricos, así como llegar a la meta de 2030, en donde se prevé que el 50 por ciento de venta de autos sea de este sector.

La AMIA ha buscado gestionar con el Congreso de la Unión modificaciones a la Ley de la Industria Eléctrica para acelerar la construcción de corredores eléctricos, así como incentivos federales y estatales que promuevan facilidades para sumar mayores clientes a la compra de estos autos.

Te puede interesar: Apuestan por movilidad verde, autos híbridos y eléctricos