“Los males de nuestro actual sistema monetario son grandes”

Alfred Marshall

Economista británico

El presidente Enrique Peña Nieto designará a Alejandro Díaz de León como gobernador de Banco de México, de acuerdo a fuentes cercanas al proceso de decisión. La sucesión en el banco central ocurre a días de que Agustín Carstens deje el cargo para asumir la gerencia general del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés).

Díaz de León no necesita ser confirmado por el Senado ya que su nominación ya fue aprobada en el 2016, cuando se validó su incorporación a la Junta de Gobierno de Banco de México en calidad de subgobernador.


Díaz de León no necesita ser confirmado por el Senado ya que su nominación ya fue aprobada en el 2016, cuando se validó su incorporación a la Junta de Gobierno del Banco de México en calidad de subgobernador

Aunque el organismo colegiado del banco central aún cuenta con una vacante, el consenso de analistas coincide en que la designación ofrece certidumbre al mercado. Se argumenta que el nombramiento de Díaz de León es propicio para darle continuidad a la política monetaria, de marcado corte restrictivo, que se implementó durante el mandato de Carstens.

Además, el perfil de Díaz de León, ortodoxo y tecnocrático, disipa la posibilidad de utilizar el proceso de sucesión en el Banco de México como un instrumento político en un momento en el que el país se prepara para las elecciones presidenciales de 2018.

La autonomía del banco central, referida en la literatura académica como un factor relevante del anclaje de las expectativas inflacionarias, ha sido considerada por la gran mayoría de los participantes del mercado como un valor entendido.

En septiembre, Alberto Jones, director general de Moody’s México, dijo en una entrevista con el diario El Economista que el relevo en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público es de mayor relevancia estratégica que el cambio en el banco central. “El Banco de México tiene una composición institucional que garantiza las transiciones políticas en autonomías y sus decisiones son independientes del gobierno en turno”, explicó.


“El Banco de México tiene una composición institucional que garantiza las transiciones políticas en autonomías y sus decisiones son independientes del gobierno en turno”

Alberto Jones

Director general de Moody’s

Sin embargo, la administración de Enrique Peña Nieto ya había sentado un precedente, fuertemente criticado por la oposición, respecto a la incorporación de aliados políticos en instituciones con autonomía constitucional. La nominación de Eduardo Medina Mora a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que fue precedida por un intento fallido de colocar al exprocurador Raúl Cervantes en esa posición, es el ejemplo más evidente.

El nombramiento de Alejandro Díaz de León cierra un ciclo de cambios de alto perfil en el gabinete económico del presidente Enrique Peña Nieto.

ITAM, Yale, Banxico, SHCP

Alejandro Díaz de León es parte de una generación de servidores públicos mexicanos que han favorecido un proyecto de política económica asociado a un rigor técnico profundamente ligado a los lineamientos de la ortodoxia económica. Su formación y trayectoria así lo avalan.

Al igual que Agustín Carstens, José Antonio Meade y Luis Videgaray, los liderazgos más visibles del diseño de política económica en este sexenio, Díaz de León estudió economía en el ITAM. Posteriormente, realizó une estudio de posgrado en la Escuela de Administración de la Universidad de Yale, especializándose en ingeniería financiera y en valuación de instrumentos derivados y de renta fija.

Díaz de León trabajó 16 años en el Banco de México, donde recorrió la estructura del banco central. Fue director de análisis macroeconómico y director de estudios económicos en la institución monetaria.

En el 2011, luego de concluir un periodo de cuatro años como vocal ejecutivo del Pensionissste, asumió el cargo de Titular de la Unidad de Crédito en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

A pesar de que Díaz de León es referido por la comunidad financiera como un perfil con independencia técnica y política, su cercanía con José Antonio Meade y Luis Videgaray, que hoy se encuentran al centro de la sucesión presidencial del partido en el poder, es innegable. Díaz de León estuvo subordinado primero a Meade y luego a Videgaray. Asimismo, fue un colaborador cercano de José Antonio González Anaya, el recién nombrado secretario de Hacienda que entonces se desempeñaba como subsecretario de Ingresos de la dependencia.


A pesar de que Díaz de León es referido por la comunidad financiera como un perfil con independencia técnica y política, su cercanía con José Antonio Meade y Luis Videgaray es innegable

La semblanza institucional que hace el Banco de México de Díaz de León se destaca que fue responsable de ejecutar el financiamiento interno y externo del gobierno federal, así como la estrategia de coberturas petroleras, la más grande de su tipo a nivel global: “Además de consolidar y obtener el reconocimiento de México como emisor soberano en los mercados internacionales por diversos medios especializados, introdujo contratos de deuda que mejoraron la arquitectura financiera internacional”.  

En noviembre del 2015, el presidente Peña Nieto nombró a Díaz de León como director general de Bancomext, el banco de desarrollo especializado en el financiamiento del comercio exterior.

Se integró a la Junta de Gobierno del Banco de México el 1 de enero de 2017.

El perfil de Alejandro Díaz de León es el de un miembro de la tecnocracia mexicana que ha puesto la estabilidad macroeconómica al centro del modelo de desarrollo del país,

El perfil de Alejandro Díaz de León es afín a una tecnocracia mexicana que, durante administraciones del PAN o del PRI, se  ha privilegiado una política de estabilidad macroeconómica con efectos poco satisfactorios en términos de crecimiento y desigualdad y que encuentra en José Antonio Meade a su máxima expresión.