Reporte Indigo

TLCAN

¿Confianza o complacencia?


“Si abordas una situación como asunto de vida o muerte, morirás muchas veces”

Adam Smith

Economista británico

Ante la incertidumbre que rodea al futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el comportamiento del peso se ha convertido en la variable de referencia para medir el temperamento de la mesa de negociación.

El proceso de rediseño del TLCAN ha entrado en su fase más impredecible. Así lo demuestra la divergencia entre los pronósticos que intentan cuantificar cuál es la probabilidad de que colapsen las negociaciones. Brian Coulton, economista en jefe de Fitch, considera que existe una probabilidad de terminación del acuerdo del 30 por ciento. Robert Zoellick, el exrepresentante comercial de Estados Unidos, y Herminio Blanco, uno de los negociadores originales del TLCAN, asignan una probabilidad de 50 por ciento a este escenario. Paul Krugman, quien recibió el Premio Nobel de Economía  por sus aportaciones en materia de comercio internacional, calcula que la probabilidad de colapso es del 25 por ciento.

En ese sentido, tal como sucedió durante el proceso electoral estadounidense de 2016, el tipo de cambio peso-dólar se ha vuelto un termómetro político. En el último mes, el peso ha perdido el 6.85 por ciento de su valor frente al dólar. La divisa mexicana  registra el peor desempeño entre las monedas de economías emergentes.

Sin embargo, el banco de inversión UBS considera que el mercado aún está siendo demasiado complaciente con el riesgo que significaría la terminación del TLCAN para la economía mexicana, y por lo tanto, para la valuación del peso.

Moody’s refiere que, en el peor escenario, el producto interno bruto de México podría contraerse hasta 4 por ciento en caso de que Estados Unidos se retire del TLCAN. ImpactECON, una consultoría especializada en comercio exterior, pronostica que se perderán alrededor de 951 mil empleos de baja especialización en México si esto ocurre.

“Si nos guiamos por la tendencia que ha seguido el tipo de cambio esta semana que inició la cuarta ronda de negociación en Washington, podemos confirmar que México claramente será el más afectado de los tres socios”, dijo Brian Coulton, economista de la agencia de calificación crediticia Fitch.


“Si nos guiamos por la tendencia que ha seguido el tipo de cambio esta semana que inició la cuarta ronda de negociación en Washington, podemos confirmar que México claramente será el más afectado de los tres socios”

Brian Coulton

Economista en jefe de Fitch

Se puede poner peor

El tipo de cambio cerró la jornada de ayer en un nivel de 18.88 pesos por dólar, aún lejos de la proyección de 23 a 25 pesos por dólar que plantea la firma de inversión Capital Economics ante la “plausibilidad” de que el TLCAN sea derogado.

La cotización del peso, la moneda emergente más líquida del mercado y una de las divisas más reactivas a la sensación global de riesgo, se ha comportado de una manera mucho menos drástica en comparación a la súbita depreciación registrada luego de que Donald Trump ganó las elecciones en noviembre de 2016.

Algunos analistas hacen énfasis en la inconsistencia entre el hecho de que el tipo de cambio alcanzó un máximo de casi 22 pesos por dólar en enero y que la valuación actual del peso no refleja la creciente posibilidad de que se materialicen todos los miedos surgidos a partir de la victoria electoral de Trump.


“Los temas que Estados Unidos ha puesto sobre la mesa son prácticamente absurdos. No sé si se trata de pastillas de veneno o si es una postura de negociación o si realmente piensan que están promoviendo una agenda sensible”

Jaime Serra Puche

Exsecretario de Comercio de México

Tensión en aumento

Pese a la incertidumbre, hoy luce más claro que en noviembre cuál es el camino que pudiera llevar a que uno de los socios del TLCAN se levante de la mesa de negociación.

La tensión entre los negociadores de México, Estados Unidos y Canadá puede sentirse en las intervenciones públicas de los jefes de negociación. Luego de que Robert Lighthizer, el representante comercial de Estados Unidos, dijo que se sentía sorprendido y decepcionado de que México y Canadá hayan rechazado tajantemente las propuestas estadounidenses, Ildefonso Guajardo, el secretario de Economía, respondió diciendo que la negativa no se basa en la intransigencia, sino en la sensatez.

De manera informal (no vinculatoria), pero pública, México y Canadá acordaron que seguirán dentro del TLCAN aún si Estados Unidos decide retirarse.

Jaime Serra Puche, el secretario de Comercio que dirigió la negociación original del TLCAN durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, dijo a la agencia Reuters: “Los temas que Estados Unidos ha puesto sobre la mesa son prácticamente absurdos. No sé si se trata de pastillas de veneno o si es una postura de negociación o si realmente piensan que están promoviendo una agenda sensible”.

La declaración hace eco de los dichos de Moisés Kalach, el empresario que dirige el “cuarto de junto” del CCE, de que se acerca el momento de definición en el que se sabrá si Estados Unidos de verdad desea negociar o simplemente está saboteando las discusiones para cumplir una promesa electoral del presidente Trump para con su base política.

Los tres países negociadores del TLCAN coincidieron en reprogramar la quinta fase de renegociación hasta mediados de noviembre, alargando el proceso de rediseño hasta el 2018. Aunque esto implica que la negociación se empalmará con los tiempos de campaña de las elecciones presidenciales en México, el mercado respondió de manera positiva al anuncio: el peso se apreció 1 por ciento frente al dólar.

23-25

Pesos por dólar es el nivel que alcanzará el tipo de cambio, en caso de que se cancele el TLCAN, de acuerdo a Capital Economics

6.85%

Se ha depreciado el peso frente al dólar en el último mes, en gran medida debido a la incertidumbre que rodea al futuro del TLCAN

Exit mobile version