-12.52

por ciento la depreciación que el peso mexicano ha sufrido contra el dólar en lo que va del año, una caída impulsada principalmente por la expectativa de un alza de tasas de interés en Estados Unidos


"No queremos esperar a que se cumplan por completo nuestros dos objetivos (de empleo y de inflación) para empezar el proceso de (alza de tasas), dados los retrasos en la operación de la política monetaria"

Janet L. Yellen

Presidenta de la Reserva


“(Si la Fed alza su tasa de interés), será porque tienen una percepción de que la inflación está subiendo, y más importantemente de que el desempleo está cayendo y la economía se está recuperando. Para nosotros, eso serían muy buenas noticias”

Agustín G. Carstens

Gobernador del Banco de México


Todavía es factible que tanto Banxico como la Reserva Federal realicen una alza de tasas de interés antes de que se termine el año

https://www.youtube.com/watch?v=GVFL53j3xF4

Las autoridades monetarias del país decidieron ayer otorgarle un respiro a la economía y seguir la pauta que marcan sus homólogos en Estados Unidos.

Mediante un comunicado en su página de Internet, la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico), presidida por Agustín Carstens, informó que mantendrá su tasa de interés de referencia en el 3 por ciento.

El factor principal que Banxico tomó en cuenta fue que el banco central estadounidense, la Reserva Federal (Fed), decidió la semana pasada no subir su tasa de interés (que se encuentra cercana al 0 por ciento desde la crisis financiera del 2008).

Tanto la Fed como Banxico observan un debilitamiento en el crecimiento de la economía mundial, por lo que consideran importante aplazar el alza de tasas. Sin embargo, esta decisión no puede durar mucho tiempo más ya que se corre el peligro de crear distorsiones en los mercados.

“Las condiciones cíclicas de la economía continúan mostrando debilidad, la inflación general se ha ubicado por debajo del objetivo y se espera que continúe así durante 2015… sin embargo, las posibles acciones de política monetaria por parte de la Reserva Federal podrían tener repercusiones sobre el tipo de cambio, las expectativas de inflación y, por ello, sobre la dinámica de los precios en México”, explica Banxico en su comunicado.

Indecisión generalizada

Los bancos centrales del mundo se encuentran asediados por un entorno de volatilidad en los mercados financieros.

A diferencia de otras ocasiones, y en contra de lo que se considera su mandato original, la Fed apuntó en su momento que los desarrollos económicos y financieros globales pueden limitar su actividad económica y poner presión a la baja sobre la inflación en el corto plazo. Esta mención en el discurso de la presidenta de la Fed, Janet Yellen, hace referencia en parte a la volatilidad que han sufrido las divisas en los últimos meses por la subida en precio del dólar.

Otra de las preocupaciones de los banqueros centrales es la desaceleración de la economía de China y sus posibles efectos sobre los precios de materias primas entre los que destaca el petróleo. Se espera que el gigante asiático, considerado como uno de los principales motores económicos del mundo, reporte su más pequeña tasa de crecimiento en los últimos 25 años.

“Por tanto, la Junta de Gobierno se mantendrá atenta a la evolución de todos los determinantes de la inflación y sus expectativas para horizontes de mediano y largo plazo, en particular al traspaso de movimientos del tipo de cambio a los precios del consumidor, a la postura monetaria relativa entre México y Estados Unidos, así como a la evolución del grado de holgura en la economía”, concluye el comunicado de Banxico.

Fed: Alza sigue en pie

Señales recientes por parte de autoridades de la Fed muestran que aún no debe descartarse la posibilidad de que un alza en su tasa de interés de referencia se de antes del cierre del año, a pesar de que durante su última reunión de política monetaria decidieron mantener ésta intacta.

La actualización trimestral de los pronósticos económicos de la Fed muestra que 13 de los 17 miembros de su comité de política monetaria prevén que el alza se dará antes de que concluya el 2015. El promedio de los pronósticos del comité apunta hacia una tasa de 0.4 por ciento para el cierre del año.

A esto hay que agregar que cuatro de los 10 miembros con voto del comité han declarado explícitamente que un alza durante este año sería el curso apropiado. Esto incluye a los presidentes de los bancos regionales de San Francisco, Richmond, Atlanta y Nueva York.

Janet L. Yellen, presidenta de la Fed, y los presidentes de los bancos regionales de San Francisco y de San Luis indicaron la semana pasada que un alza durante la reunión de política monetaria del 27 y 28 de octubre se mantiene como una posibilidad, a pesar de que el consenso de analistas ve a la reunión del 15 y 16 diciembre con mayores probabilidades.

Sin embargo, contrario a las señales de las autoridades, los mercados financieros siguen viendo como improbable el que el alza de tasas se de antes del 2016. El mercado de futuros asigna una probabilidad de menos de 50 por ciento a que la Fed se decida por el alza en 2015.

> Fed: paciente y preocupada

Incertidumbre monetaria

Los mercados financieros continúan a la espera de que la Reserva Federal realice su primer alza de tasas desde julio de 2006, lo que la mayoría de analistas espera sea antes de que se acabe el año.