La inclusión financiera busca que las personas puedan adquirir desde una cuenta de ahorro, hasta un seguro; en México se avanza, pero se requieren más esfuerzos para que la integración del país al sistema financiero sea homogénea. Foto: Especial

Avance desigual en inclusión financiera mexicana

Aunque en México es cada vez más común abrir una cuenta de ahorro o administrar las finanzas personales a partir de la banca digital, existen regiones donde esa realidad es todavía lejana

El acceso a servicios financieros en el país refleja un proceso de desarrollo diferenciado, donde  algunas regiones muestran una consolidación en el consumo de ese tipo de productos mientras que otras registran un rezago significativo.

La adquisición de una cuenta bancaria o la contratación de un seguro forman parte de la gama de opciones que las instituciones financieras ofrecen a los consumidores para satisfacer sus necesidades, pero también expone el alcance que cada sistema financiero tiene en su país.

Para el caso mexicano existe un contraste significativo entre los municipios considerados con una muy alta y muy baja inclusión financiera, ya que mientras los primeros concentran casi 40 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, los segundos aportan tan solo el cuatro por ciento, de acuerdo con el Índice Citibanamex de Inclusión Financiera en su edición 2023.

“Hay ciudades o municipios, muchos de ellos en la capital, que pueden tener niveles de inclusión financiera similares a los de países europeos o incluso mayores, porque tiene que ver con el nivel de desarrollo económico de ese lugar, cosa que no se presenta en muchas regiones de México; esa desigualdad se explica por la falta de infraestructura que da lugar al uso de servicios financieros, y a su vez, esos servicios generan desarrollo económico”, explica a Reporte índigo Juan Ordaz, director de educación financiera de Citibanamex.

El estudio elaborado por Citibanamex advierte que, aunque los contratos de banca móvil, las cuentas de ahorro y hasta los cajeros automáticos han aumentado su presencia en el territorio nacional desde 2017, fecha de la primera edición del análisis, mil 142 municipios aún registran deficiencias entre las que destacan la baja bancarización y el reducido número de transacciones en terminales punto de venta.

Conectividad, la clave para incentivar la inclusión financiera

El rezago en materia de disponibilidad y uso de productos financieros que existe en el país encuentra en la incapacidad de acceder a servicios de internet de diversas localidades, al mayor obstáculo para profundizar en el proceso de inclusión financiera, de acuerdo con Oscar Rosado, presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

“Donde hay menos inclusión financiera es donde existe una condición de baja conectividad; si se resuelve el problema del acceso a internet, exponencialmente habrá una mayor incorporación al sistema financiero, de manera casi automática, porque hay quienes desean sumarse pero independientemente de que conozcan o no los productos que las instituciones les ofrecen, no pueden hacer uso de ellos”, apunta Rosado.

Actualmente 78.6 por ciento de la población mexicana de seis años y más cuenta con acceso a internet, sin embargo, ese porcentaje disminuye a 62.3 por ciento cuando se observa a la población rural que cuenta con una condición de conectividad adecuada, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), por lo que se requiere una cruzada similar a la que se llevó a cabo para electrificar el país, para ampliar la conectividad en México y mejorar el acceso a servicios financieros, señala el presidente de la Condusef.

Avance gradual en el acceso y uso de servicios financieros

Los directivos consultados por este medio coinciden en que el proceso de inclusión financiera que vive el país arroja un balance positivo a pesar de los pendientes que se detectan en términos de conectividad e infraestructura, ya que el alcance de los servicios financieros ha ganado terreno en términos generales.

“En 2022, el número de municipios con muy alta inclusión financiera creció a 126 desde 88 en 2021, colocándose como la mayor cifra desde 2017. Asimismo, el número de municipios con muy baja inclusión financiera disminuyó 13 por ciento, esta es la mayor reducción desde que publicamos nuestro Índice. No obstante, los retos continúan, en este segmento aún se contabilizan mil 142 municipios, gran parte de ellos con altas carencias y dispersión de la población”, se lee en el informe del Índice Citibanamex de Inclusión Financiera 2023.

Otro factor que suma en la incorporación de la población mexicana al sistema financiero es la tendencia de la digitalización de la economía en el país, cuestión que motiva a una de cada cinco instituciones bancarias a disminuir el número de sucursales físicas para replantear su estrategia comercial, orientándola hacia el aspecto de banca en línea, según documenta la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Así, profundizar en la labor de construir un sistema financiero nacional incluyente suma en la tarea de crear un sistema global donde las transacciones y servicios bancarios digitales sean el idioma común,  en donde actualmente  mil 400 millones de adultos carecen de acceso a una cuenta bancaria, de acuerdo con el Global Findex que calcula el Banco Mundial.

Te puede interesar

SectorFinanciero

El líder de los banqueros

Luis Niño de Rivera Lajous se convertirá en el nuevo presidente de la Asociación de Bancos de México para el periodo 2019- 2021 y entre las principales tareas que deberá atender están mejorar la confianza de los mexicanos en el sector y promover una mayor inclusión financiera