Es bien sabido en la industria que muchos miembros del equipo responsable de la serie Tales Of… de Bandai Namco también formaron parte de Star Ocean. Este título dio inicio a  una franquicia que tenía la intención de ser una contraparte del RPG de fantasía al estar ubicado en un escenario donde la magia era substituida por la ciencia. Publicada por Square Enix, esta serie de aventuras especiales cuenta ya con más de 25 años de historia, la cual está llena de altibajos y más de una entrega memorable.

Y VOLVEMOS A EMPEZAR

Cuando la nave comercial del Capitán Raymond Lawrence es atacada por las fuerzas de la Federación Pangaláctica, la tripulación apenas alcanza a escapar. Ahora, en un planeta un tanto arcaico, Raymond comienza la búsqueda de sus compañeros y en el camino se encuentra con la princesa Laeticia, quien acuerda ayudarlo en su misión si él se une a la lucha de su pueblo contra la invasión del reino vecino.

A partir de este momento el juego se divide en dos historias. En la primera verás todo desde el punto de vista de Raymond y en el otro, desde el de Laeticia; de esta forma, cuando los protagonistas se separen, sólo verás una parte de la trama, por lo que habrá que jugar nuevamente desde el punto de vista del otro personaje para conocer la historia completa del título. Este es un recurso que ya había sido utilizado previamente en la serie y te permite conocer por completo el juego, aunque en el caso de Star Ocean: The Divine Force sería más por ocio que por otra cosa, pues el título dista mucho de ofrecer algo verdaderamente novedoso como para justificar una segunda vuelta.

¿PELEAS ESPACIALES?

Star Ocean: The Divine Force es el sexto juego en la serie principal y se lanza seis años después de la última entrega. Su gameplay no se separa mucho de lo que ya se ha visto en la franquicia, fuera del uso del D.U.M.A., un aparato que sirve de apoyo durante las batallas y también, durante la exploración de los escenarios para encontrar tesoros y gemas especiales. Cada personaje cuenta con habilidades únicas que puedes seleccionar y combinar para personalizarlos a tu estilo, además de que algunos cuentan con oficios que puedes mejorar y a la larga, obtener algunos los equipos y armas más poderosos del juego.

Gráficamente el título no cuenta con nada especial e incluso, los modelos de sus personajes se sienten demasiado estoicismo y acartonados para ser un juego de la actual generación de consolas. La banda sonora por otro lado, es un nuevo logro de Motoi Sakuraba, compositor de cabecera de la serie, y el tema principal, PANDORA, es interpretado por Hyde, quien fuera reconocido vocalista de la banda japonesa L’arc-En.Ciel.

Siendo una propuesta muy conservadora para una franquicia que lucha por mantenerse vigente, lo más destacable de Star Ocean: The Divine Force son sus personajes, quienes cuentan con una equilibrada y muy bien lograda participación en la historia, volviéndose, quizá, mucho más grandes que el juego en el que se encuentran.

Calificación: 7.0

Resulta interesante ver cómo, a pesar de todos sus esfuerzos por actualizarse, la serie Star Ocean sigue atrapada en los conceptos y fórmulas del pasado. A final de cuentas no hay muchas novedades reales en esta entrega y lo único que realmente destaca son sus personajes, y nada más. Star Ocean: The Divine Force logra ofrecer una propuesta un tanto entretenida para los fanáticos de la serie y del género, pero para los nuevos jugadores hay una increíble cantidad de propuestas mucho mejores logradas allá afuera.

Star Ocean: The Divine Force es un título desarrollado por tri-Ace y distribuido por Square Enix para PlayStation 4, PlayStation 5, Xbox ONE, XBox Series X / S y PC. Para esta reseña se jugó la versión para PlayStation 4, la cual fue proporcionada por el distribuidor.