Hace 8 años, Coffee Stain Studios creó un juego que sacudió a la industria: Goat Simulator. Este juego se caracterizaba por la jugabilidad tan divertida y ridícula que consistía en ser una cabra y hacer diversas actividades. Si bien el juego es bastante peculiar por su naturaleza, el sandbox que te permite hacer lo que quieras es genial. ¿Puede mantener las locuras su secuela?

Expandiendo el original

Lo primero que debo de decir es que para aquellos que les encantó Goat Simulator, Goat Simulator 3 continúa con el concepto del primer título pero más de todo. Más ridículo, más caos, más diversión, más cosas que hacer. Desde el título sin sentido (ya que nunca hubo Goat Simulator 2), el juego te demuestra que todo será todavía más loco que su antecesor.

Uno podría pensar que al ser un simulador de cabras harías cosas que una cabra hace en nuestro mundo. Pero nuestro protagonista es un agente de caos que puede hacer lo que quiera. Manejar, robar cosas, darle cabezazos a gente, entrar a unas elecciones presidenciales, arrestar gente, etc. La variedad dentro del título lo ayuda a mejorar los cimientos del icónico título de 2014 para traerte una experiencia mejorada en todos los sentidos.

 

Mucho que hacer

El título cuenta con una variedad de misiones que están divididas en dos categorías: Misiones e Instintos. Dentro de la primera categoría puedes encontrar una variedad de cosas que una cabra definitivamente no debería de hacer como: Ganar unas elecciones, cocinar, encontrar la llave de baño, robarte 500 dólares de los cajeros automáticos entre otros. Para poder encontrar este tipo de misiones debes de ir a un área en específico en donde se activarán. Una vez en tu lista las podrás hacer cuando quieras. Las misiones también contienen referencias geniales a otros videojuegos. Hasta ahora yo encontre 2 muy buenas: Una a Counter-strike en la cual debes de defender el punto A y otra a Wolfenstein.

Por otra parte tienes los instintos. Estas misiones básicamente las puedes hacer donde quieras (en su mayoría). Lo único que tienes que hacer es habilitarlas con ciertas esculturas especiales que te permiten “absorber” Su sabiduría. Los objetivos con los instintos tienen buena variedad también y consisten de cosas como : Llega al punto más alto de la zona, haz acrobacias, brinca en un trampolín 10 veces consecutivas, consigue que una persona de acaricie.

Lo bueno de todo esto es que tiene un sentido hacerlo ya que te ayudan a progresar el objetivo principal de la historia y cada uno viene con sus propias recompensas. Las recompensas de las misiones te dan puntos para mejorar tu base y cosméticos. Los instintos te dan dinero para poder comprar otros cosméticos. Todo esto fomenta de manera muy buena la exploración y sacarle todo el jugo a la experiencia sandbox que ofrece el título. Cada rincón del mapa tiene mucho que hacer y vaya que lo querrás explorar todo.

Variedad dentro del Mundo

El mundo dentro de Goat Simulator 3 es grande y variado. A lo largo del mapa puedes encontrar diferentes lugares inspirados en muchas ubicaciones ubicadas en los Estados Unidos. Desde Nueva York, San Francisco, Parques nacionales, entre otras ubicaciones. En todos estos encontrarás una diversidad de coleccionables, misiónes , torres y como siempre muchas cosas que cabecear.

El Objetivo principal

Al principio de la historia, notarás algunas torres peculiares que puedes encontrar alrededor del mundo. Éstas torres funcionan como un portal a un castillo que funciona como tu base. Al principio parece una iglesia muy descuidada, pero entre más pases misiones, el lugar irá mejorando bastante.  Por otra parte, te conviene encontrar todas las torres ya que funcionan como puntos para viajar rápido dentro del mapa. Esto es muy útil si quieres completar las misiones de una zona en específico o si ya obtuviste suficientes puntos para mejorar tu base. Y al final entre más mejores tu base, obtendrás más recompensas lo cuál te mantendrá ocupado durante varias horas.

Multijugador caótico

Como uno esperaría, el multijugador es divertido y caótico. En modo local puedes jugar en pantalla dividida con otros jugadores o  tienes la opción de jugar en línea con tus amigos. Juntos podrán hacer mucho caos dentro del mundo. Por otra parte, tambien hay minijuegos entretenidos que solamente se pueden acceder cuando estas jugando con otras personas, por lo que se incentiva a explorar el multijugador tambien. Todos te darán varias risas pero lo mejor es crear caos con 4 jugadores.

 

Visuales llamativos, falta algo de optimización

Si bien el juego cuenta con visuales muy sólidos, la realidad es que falta algo de optimización en diversos aspectos. Entiendo que las físicas del título están hechas así a propósito para generar más risas. Pero el problema surge cuando hay demasiados bugs dentro del juego, que pasan de ser de cómico a molesto. El pop in es bastante evidente, muchas veces puedes atravesar paredes y dentro del tema de la escalada pueden suceder ciertas cosas que complican bastante la acción.

Calificación: 8

Veredicto:

Goat Simulator 3 expande la fórmula del original bastante bien, pero a la vez no contiene la sorpresa de su antecesor. El juego es divertido y contiene muchas cosas que hacer como las misiones y explorar cada rincón del mapa. Visualmente se ve bien, pero si sufre de varios bugs por lo que le falta optimización. Si fuiste fan del primero, definitivamente te va a gustar la secuela, como si no te gusto el primero no te lo recomiendo. Para aquellos que no lo han jugado, si están buscando un Sandbox caótico con mucha comedia Goat Simulator 3 puede ser lo que estás buscando.

Goat Simulator 3 es un título desarrollado por Coffee Stain North que está disponible para PlayStation 4, Xbox One, PlayStation 5, Xbox Series X/S, Microsoft Windows. Para esta reseña se utilizó la versión de Xbox Series X/S la cuál fue proporcionada por el distribuidor en latinoamérica.