Una de las nadadoras más destacadas de México es Vianney Trejo, actual campeona de los Juegos Parapanamericanos de Lima 2019, quien tiene el reto de apuntarse en cuatro pruebas de los próximos Juegos Paralímpicos de Tokio, en 2021, por lo que mantiene una ardua preparación en Cancún, Quintana Roo.

“Las principales pruebas en las que competiría en Tokio son la de 400 metros libres, que es mi mejor prueba, la de 100 metros dorso, en la que tengo el récord americano y que busco volver a romper, el 200 combinado y tal vez un relevo o la prueba de 50 libre”, detalló la atleta, en conferencia de prensa virtual.

La nadadora, que en Lima 2019 se adjudicó el cetro en 400 metros estilo libre categoría S6, con récord parapanamericano, continúa con su preparación en Cancún, en espera de que la contingencia sanitaria le permita regresar a sus entrenamientos en el agua.

“Trasladar todo mi entrenamiento de un 70 por ciento agua y 30 por ciento preparación física, a un cien por ciento preparación física fue bastante difícil, porque el nadador es como un pez, necesita estar dentro del agua y si lo sacan, se va muriendo. Al principio yo estaba súper cansada, las primeras tres semanas fueron para mí muy pesadas, pero posteriormente logré adaptarme muy bien”, compartió la también campeona mundial de 2017.

La capitalina trabaja a distancia diariamente bajo la supervisión de su entrenador, José Raúl Peláez, quien se encuentra en la Ciudad de México.

“Lo que he hecho con el profesor José Peláez es intentar trasladar afuera algunas series que hacíamos en el agua, obviamente no es lo mismo, pero lo estamos haciendo lo más semejante posible, en este caso yo practico pasos, que es como una de mis series principales para la prueba de 400 metros, los practico en ligas y me encanta”, detalló.

Por otra parte, atleta y entrenador indicaron que desde hace un año solicitaron una reclasificación funcional para Vianney Trejo ante el Comité Paralímpico Internacional (IPC), debido a que, por desgaste en su condición física, enfrenta con desventajas a sus rivales de la categoría S6, ya que no cuenta con todos los huesos de su cadera, pero mientras tanto continúa con su preparación en su clasificación actual.

El entrenador, ganador del Premio Nacional de Deportes en 2012 y 2015, señaló que si en febrero se regresara a los entrenamientos en agua el equipo tendría 30 semanas de preparación rumbo a los Juegos Paralímpicos de Tokio.

“Yo estoy seguro de que la fuerza, la preparación y el deseo que tienen los atletas del país es tan grande que, aunque nos den 16 semanas de preparación, empezando en mayo, vamos a tener una muy buena actuación”, puntualizó Peláez.