La relación entre unos Steelers con marca de 7-0 y los Dallas Cowboys, nos remite al Super Bowl XIII, cuando Pittsburgh consiguió el Super Bowl, al derrotar a los de la “Estrella Solitaria” 35-31.

En 1978 los Steelers comenzaron con siete ganados de forma consecutiva, mismo récord que tienen hasta el momento, y para la semana 9, se toparán con los Cowboys, que no la están pasando nada bien, y que difícilmente podrán detener la maquinaria amarilla con negro, por lo que Pittsburgh estaría dando un paso importante hacia los playoffs.

De acuerdo con la página en español de los Steelers, el 100 por ciento de los equipos que han comenzado una temporada con paso perfecto tras siete juegos ha calificado a playoffs, de esos, el 96.3 ha ganado su división y seis de 27 se coronaron campeones.

El legendario equipo de 1978 estaba integrado por figuras como el quarterback Terry Bradshaw, Franco Harris, Lynn Swan, y los miembros de la famosa “Cortina de Acero”, Joe Green, Jack Ham, Jack Lambert y Mel Blount. Y aunque arrancaron con siete triunfos, en el octavo partido se encontraron con los Houston Oilers que frenaron su paso arrollador.

Por otra parte, el equipo del acero ha quedado fuera de los juegos de enero en los últimos dos años; sin embargo, la experiencia del quarterback Ben Roethlisberger ha sido fundamental para estar en la cima en este momento y ser el único equipo invicto.

Resurge el “Big Ben”

Luego de perderse la mayor parte de la temporada pasada por una lesión en el codo, el regreso del quarterback veterano Ben Roethlisberger era urgente, pues Mason Rudolph no pudo con el paquete y Pittsburgh terminó eliminado en la primera fase.

Sin embargo, era grande la interrogante sobre las condiciones en que retornaría el “Big Ben”, quien ha demostrado el buen estado físico tras esa lesión, además, ha explotado el papel de líder del equipo y también ha aprovechado las manos seguras de receptores como Juju Smith-Schuster, Chase Claypool, Diontae Johnson y James Washington.

Con 15 pases de touchdown, Roethlisberger empató su segunda mejor marca en este rubro después de ocho semanas de temporada, mismo número conseguido en 2007 y solo superado por los 16 pases a zona roja de 2014 y 2016.

Aunque ofensivamente los Steelers no están en los primeros lugares de la liga, es su defensiva la que está luciendo, característica que siempre ha tenido el equipo desde aquella histórica “Cortina”, que intentan revivir entre Minkha Fitzpatrick, TJ Watt, Stephon Tuit y Bud Dupree.

Próximas víctimas de los Steelers

La racha perfecta de 1978 la terminó Houston que, junto a Los Angeles Rams, fueron los únicos en derrotar a Pittsburgh. Para este año, el panorama luce alentador para extender el paso invicto, pues los próximos rivales son muy débiles: Dallas, Cincinnati y Jacksonville, hasta que se vuelvan a topar a los Baltimore Ravens en la semana 12.

Los Dallas Cowboys, aunque son la mejor ofensiva por aire, gracias a los números dejados por Dak Prescott antes de su lesión, se han desinflado y para este domingo el viacrucis va a continuar, pues Andy Dalton salió del protocolo de conmociones pero fue incluido a la lista de COVID-19, mientras que Ben DiNucci no volverá a ser titular y el equipo tendrá que recurrir a un cuarto quarterback, el cual está entre Cooper Rush y Garrett Gilbert.

En todas las áreas Dallas tiene deficiencias, son el equipo con más balones perdidos, con 18, defensivamente son los sextos peores, han utilizado poco a Ezekiel Elliott en el ataque terrestre y la línea ofensiva es una “coladera”, lo cual se agrava al utilizar pasadores inexperimentados ante la emergencia por lesiones.

También puedes leer: La hora de la verdad para Pittsburgh Steelers