Aunque en la semana uno los Patriots derrotaron a los Dolphins, en su segundo juego de la temporada los papeles han cambiado, ya que mientras el equipo de Miami está cerca de amarrar su boleto a los playoffs, en New England están “jugando con fuego”.

La derrota ante Los Angeles Rams, la semana pasada, complicó más las aspiraciones de los “Pats”, además que exhibió las carencias ofensivas y que los 45 puntos, una jornada previa, a Los Angeles Chargers, fue un espejismo, pues el otro conjunto californiano los dejó en tres puntos.

Las actuaciones de Cam Newton han dejado el enigma sobre cuál será el futuro quarterback en el equipo, ya que Brian Hoyer no entregó buenos resultados cuando suplió a “Superman” en la fecha que se contagió de coronavirus, mientras que Jarrett Stidham no ha recibido oportunidad de mostrarse.

Ya sin posibilidades de alcanzar a los Buffalo Bills, Patriots debe vencer a Miami para acercarse a ellos a un juego, aunque necesitarían que los Dolphins cayeran en sus partidos restantes.

Los Dolphins podrán jugar con el riesgo de sus rivales. Una victoria no solo los acercaría a los Bills, en espera que estos caigan en su visita a Denver. Al ser un choque divisional, se jugará al límite, la última vez que se encontraron en Miami los locales fueron blanqueados por 43-0.

Grandes decepciones

Los seguidores de los 49ers y los Cowboys esperaban que a estas alturas del calendario sus equipos estuvieran disputando los primeros lugares; sin embargo, su presente es todo lo contrario, y ambos, aunque matemáticamente tienen posibilidades, su presencia en enero está muy lejos de poder ser.

San Francisco solo puede alcanzar a Arizona para tener uno de los Wild Card, mientras que Dallas, pese a su registro de 4-9, aprovechando la debilidad de su división, incluso podría ser campeón del Este.

Otro de los encuentros llamativos de esta semana lo protagonizan Seattle y Washington, ya que ambos tienen récord para ocupar el liderato de sus sectores, aunque los primeros tienen una férrea pelea con Los Angeles Rams, mientras que el equipo de la capital estadounidense se ha beneficiado de estar en la división más floja.

Este domingo también se verán las caras los Kansas City Chiefs y los New Orleans Saints, dos equipos ya clasificados a postemporada y que aspiran a ser los líderes de sus conferencias y uno de los duelos que podrían verse en febrero en el Super Bowl.

También puedes leer: Ahí vienen los Patriots con Cam Newton