Incluso quienes solo han asistido a verlo para ser parte de esta fiesta deportiva, saben que el Premio Príncipe de Asturias que ganó el Maratón de Nueva York, es bien merecido.

Este evento, considerado como una de las carreras de fondo más destacadas del mundo, fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes en la ciudad de Oviedo, España.

“Se ha convertido en la prueba popular de referencia que simboliza la mejor convivencia entre el deporte aficionado y el profesional con más de 50 mil participantes en su última edición”, destacó el jurado.

La carrera en la ciudad estadounidense nació en 1970, un año en el que solo participaron 127 deportistas. Más de 40 años después, es una prueba popular de referencia en los 42 kilómetros y 195 metros.

Se celebra el primer domingo de noviembre en medio de una gran repercusión mediática, con participantes llegados de todos los rincones del mundo. 

El Maratón de Nueva York superó en la última ronda de votaciones del jurado, a la nadadora española Mireía Belmonte, a la selección femenina de waterpolo y a la selección masculina de hockey sobre patines, también de España, que eran los otros finalistas de una lista inicial de 22 candidatos, procedentes de Andorra, Eslovenia, Bélgica, Egipto, Estados Unidos, Filipinas, Japón, Líbano, Noruega, Portugal, Reino Unido, Ucrania y España.

Como el resto de los ocho Premios Príncipe de Asturias que anualmente concede la fundación del mismo nombre, el de los Deportes está dotado con con 50 mil euros (68 mil dólares) y una escultura de Joan Miró.

Los galardones se entregan en octubre, en una ceremonia en el Teatro Campoamor de Oviedo que hasta ahora presidía el príncipe Felipe. 

Convertido ya en rey de España en esa fecha, hasta ahora se desconoce si su pequeña hija Leonor, quien es la nueva princesa de Asturias, con ocho años, estará en la cita donde se entregarán los reconocimientos.