Contar con el Jugador Más Valioso (MVP) de 2019 no es suficiente para que los Cuervos de Baltimore se sientan con el dedo en el anillo de campeones, pues deberán evitar los errores que los llevaron a ser sorprendidos en los playoffs por los Titanes de Tennessee.

El quarterback Lamar Jackson rompió todas las expectativas para un jugador joven, con más de tres mil yardas por aire y mil por tierra, por lo que fue el arma más poderosa de los Cuervos. Su ventaja fue que no era tan conocido por las defensivas rivales, pero esta temporada deberá variar, pues será blanco fácil de los golpes.

El trabajo para el coach John Harbaugh, y su amplia experiencia, se enfocará en buscar variedad a las jugadas, ya que los enemigos intentarán emular la manera en que los Titanes les plantaron cara y los dejaron fuera de la final de Conferencia.

Juega a favor de Cuervos de Baltimore que cuenta con corredores que, sumados a las aportaciones de Lamar, pueden echarse el equipo el hombro, mientras que los receptores estarán para cuando Jackson ponga a prueba su brazo.

Históricamente este equipo siempre ha estado en la élite en cuanto a la defensiva, además de reforzarse con Calais Campbell y otros elementos que llegan para detener a los rivales por tierra. El talento está, solo deben borrar las fallas para alcanzar, al menos, jugar en enero, de no hacerlo será un gran fracaso.

También puedes leer: Halcones marinos con menos sufrimiento