Ante los actos violentos que surgieron en varios campos de futbol este fin de semana, la UEFA aplicará castigos ejemplares para equipos como el PAOK en Grecia, West Ham en Inglaterra y el Lille en Francia, donde sus aficionados invadieron el campo interrumpiendo el partido.

Las sanciones que están por confirmarse por parte del máximo organismo europeo van desde económicas, cierre de estadios, prohibir la entrada de las aficiones contrarias a estadios ajenos y la expulsión de algunas competiciones europeas como la Champions League y la Europa UEFA League.

El caso más drástico se dio en Grecia, cuando un gol anulado al PAOK desató la furia de su director, Ivan Savvidis, quien saltó al terreno de juego armado para buscar al árbitro y reclamarle la decisión que tuvo con su equipo, además de amenazarlo diciéndole: “ahora si ya se te acabó tu carrera como árbitro.

Directivo enloqueció en Grecia

Ante esta situación la Liga Griega decidió suspender la competición hasta que tomaran una decisión al respecto con dicha acción.

En Inglaterra, algunos aficionados del West Ham invadieron el terreno de juego para reclamarle a sus jugadores por los malos resultados que han tenido en la Premier League, llegando a los golpes. Fueron al menos cinco personas las que se enfrentaron a los futbolistas de los Hammers.

Mientras que Francia, alrededor de 100 seguidores de los ultras del Lille invadieron el campo para golpear a los jugadores de su equipo, que fueron escoltados a los vestuarios. Algunos futbolistas fueron agredidos a patadas y el juego tuvo que ser suspendido.