LAPIEDAD

ATLANTE

“En los bueyes de mi compadre”

Como dice aquel dicho que se pronuncia mucho en mi pueblo, “Hágase la voluntad de Dios, pero en los bueyes de mi compadre”, y la victoria absolutamente inesperada del Atlante, que tuvo que ir a comprar calcetas a un puesto de fayuca en Guadalajara porque se le había olvidado al utilero y resultan ser ahora las cabalísticas, las de buena suerte.