ANUNCIO

CENTROMTY

CENTROMTY

Se lavan las manos con ‘final feliz’

La Secretaría de Salud del Estado aventó la responsabilidad al Municipio por la falta de regulación en las salas de masajes disfrazadas para la prostitución en el centro de Monterrey.

Sergio Maltos Uro, titular de la Subsecretaría de Regulación y Fomento Sanitario estatal, reconoció no tener la manera para regular estos establecimientos.

CENTROMTY

Final feliz sin regulación

Sin un certificado sanitario, decenas de negocios disfrazados como salas de masajes para la práctica de la prostitución continúan operando en el centro de Monterrey.

Y es que los negocios deberían tener a la vista del cliente un documento de la Secretaría de Salud del Estado, que avala al comercio estar limpio de enfermedades de transmisión sexual. 

Pero se constató en un recorrido que muchos carecen de este permiso en el establecimiento  y no hay información a la mano que fomente el uso del condón.

CENTROMTY

Disfrazan prostitución con masajes

Negocios disfrazados como salas de masajes para la práctica de la prostitución se suman al deterioro y la decadencia en la que se encuentra el primer cuadro de Monterrey.

Estos negocios a plena luz del día son parte del “paisaje visual” del centro de la ciudad, además de propiedades en abandono que sirven de guaridas, calles con basura y escombro.

Sin un control sanitario, estas casas de masajes operan con toda impunidad ofreciendo un servicio “especial” para sus clientes, pues las mujeres prometen “un trato de novia con final feliz”.