CANONIZACIóN

CANONIZACIóN

Un guerrero en el cielo

Cuando Ximena Guadalupe ingresó al hospital “Miguel Hidalgo” de Aguascalientes no tenía ninguna posibilidad de vida. A sus cuatro de años de edad, con un cuadro pulmonar agudo y el antecedente de haber nacido sin poder respirar, los médicos que la atendieron dijeron que su muerte era solo cuestión de días; su padres no se resignaron y mejor se sujetaron de la fe: pidieron al beato José Luis Sánchez del Río, el Niñito Cristero, que la salvara.