"Hoy se salda una deuda con la capital de México. Estoy muy contento porque fueron muchos años de espera”

Miguel Ángel Mancera

jefe del Gobierno capitalino

El Congreso de la Unión declaró ayer la constitucionalidad de la reforma política de la Ciudad de México, para transformarlo de Distrito Federal al estado número 32 de la federación.

“Hoy se salda una deuda con la capital de México. Estoy muy contento porque fueron muchos años de espera”, dijo el jefe de Gobierno.

El PRI, PRD y Verde Ecologista felicitaban a Enrique Peña Nieto y a Miguel Ángel Mancera por convertir al Distrito Federal en el estado 32 y poner a los capitalinos en “primer nivel”.

Mientras que Morena, PAN y Movimiento Ciudadano señalaban deficiencias en el proceso por venir.

“Adiós, DF; bienvenida, Ciudad de México, viva la Ciudad de México”, lanzó Miguel Barbosa desde la tribuna al momento de su intervención.

Como parte del sentimiento festivo que se vivió ayer en la administración capitalina, algunos perredistas acompañaron al jefe de Gobierno a la ceremonia en el Congreso de la Unión.

Ante el pleno, Jesús Zambrano agradeció la presencia de la exsenadora y ahora secretaria de Educación, Alejandra Barrales, única integrante del gabinete que fue reconocida.

También acudió el jefe delegacional de Gustavo A. Madero, Víctor Hugo Lobo, y algunos integrantes del Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF).

Ruta de construcción

Visiblemente contento por lo que al asume como un logro de su administración, Miguel Ángel Mancera Espinosa se trasladó hasta las instalaciones del Gobierno de la ciudad para ofrecer una conferencia.

Explicó que el trabajo que viene no será sencillo, pues se tratará de integrar un grupo de al menos 12 personas, conocedores del tema y de la Ciudad de México, que sirva de vínculo con otros grupos de trabajo.

Convocarán a los diferentes sectores: sindicatos, ambientalistas, expertos en justicia, desarrollo urbano, cámaras de comercio, entre muchos otros, para que participen.

Detalló que este primer grupo quedará listo la próxima semana y será honorífico, pues no recibirá pago alguno por su trabajo.

Mancera Espinosa aseguró que sí se garantizará la participación de todos los grupos de la sociedad interesados en compartir sus conocimientos de la ciudad.

“Queremos reiterar que ahora comienza una ruta de construcción, una ruta de trabajo, una ruta de inclusión.

“De convocatoria para lograr una gran constitución que deje claro que se tiene que buscar la igualdad social, que se tiene que mejorar la participación de la ciudadanía y que se tienen que reafirmar los derechos ganados por la capital”.

“¿Cuándo podremos dar a conocer este grupo de trabajo?, creo yo que estaremos en condiciones para la primera semana de febrero, para saber quiénes pueden participar, qué hombres y mujeres van a participar en esto”, detalló Mancera.

Entre críticas y aplausos

Mientras trascurrían los posicionamientos de los partidos políticos en el Congreso de la Unión, Miguel Ángel Mancera se dio tiempo para conversar con el perredista Jesús Zambrano, al tiempo que algunos oradores lanzaban críticas a la reforma política alcanzada.

“Esta reforma configura una Asamblea Constituyente definida por los partidos políticos, generando una sobrerrepresentación de algunos partidos”, dijo la senadora Martha Angélica Tagle, de Movimiento Ciudadano.

Criticó la conformación de lo que será la Asamblea Constituyente, que excluye la participación ciudadana en un “veleidoso acuerdo de los partidos políticos de siempre”.

La senadora aprovechó la presencia de Mancera en el recinto para pedir que en la conformación de la Constituyente se garantice la paridad de género y la participación de al menos la mitad de mujeres.

Excede las atribuciones

La representante de Morena, la diputada Norma Rocío Nahle García, juzgó que será una elección antidemocrática pues gran parte de los constituyentes serán electos por partidos políticos y por quienes están en el poder.

“Esta declaratoria del Constituyente Permanente excede a sus atribuciones, instruye la instalación de una Asamblea Constituyente, esto será legal, pero no legítimo.

“Morena está a favor de que la Ciudad de México sea un estado más, uno de los pilares fundamentales. Usted, señor Mancera (…) será usted el proponente, lo menos que se espera es que se utilice una herramienta democrática. Esto nace torcido, esto va a carecer de legitimidad; ojalá que nos equivoquemos”, sentenció Nahle García.

Fuera los incondicionales

Por parte del PRD, Miguel Barbosa tomó el micrófono para conminar a que el documento de la constitución plasme en sus páginas a la ciudad más progresista, más liberal y la de más justicia social.

“Señoras y señores, la constitución de la ciudad capital debe darse en el marco de un debate nacional, si bien los transitorios establece que el jefe de Gobierno elaborará el proyecto de constitución, no es limitación a la academia, a los ciudadanos interesados, la ciudadanía por su voto establecerá cuántos diputados corresponderán a cada partido y cuántos independientes”, puntualizó.

El perredista dijo que es una obligación del presidente de la República, Enrique Peña Nieto, y del jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, designar como constituyentes a voces que aporten, no a sus incondicionales.

“Hago un llamado a los partidos para que incluyan en sus listas a voces ciudadanas y no a sus cuadros partidarios. No puede ser producto de un acuerdo”.

Está incompleta

Mariana Gómez del Campo, responsable de posicionar al PAN en el tema, calificó de incompleta a la reforma política. 

La senadora explicó que su grupo parlamentario votó a favor porque al menos es un paso para terminar con el retraso y aislamiento que ha sufrido la ciudad por años.

“Esta reforma no transforma radicalmente a la Ciudad de México, no dota de verdadera autonomía a las delegaciones, no convierte a los alcaldes en figuras más fuerte, no rompe la dinámica de la burocracia capitalina, queda lejos de ser un mecanismo formador de ciudadanos”, lanzó desde tribuna.

La senadora consideró que el tema de la participación ciudadana sigue y seguirá siendo un adorno en el discurso político, pues en este caso no se incluyó.

“No queremos más virreyes como ocurre en otros estados de la república. No queremos más gobiernos autocráticos, pedimos se piense en los 8.8 millones de capitalinos”, demandó Gómez del Campo.

El PRI cerró la ronda de intervenciones. En voz del senador Enrique Burgos García se congratuló de que la Ciudad de México sea a partir de ya el estado número 32 de la federación.