Minutos antes de dirigirse al centro escolar Robb Elementary de Uvalde, en Texas, el joven de 18 años que asesinó a 19 niños y dos adultos, acudió a las redes sociales para dar a conocer sus planes, informó Greg Abbott, gobernador del estado norteamericano.

Salvador Ramos, escribió estas advertencias como parte de la mensajería privada de Facebook, por lo que los mensajes no se descubrieron hasta después de la tragedia, acotó el político republicano.

No obstante, este es uno de muchos otros casos en donde los agresores han dado a conocer acciones violentas a las que nadie puso atención hasta que fue muy tarde.

Ante esta realidad, Irene Montiel, profesora de Derecho y Ciencia Política de la Universitat Oberta de Catalunya, recalca la importancia de que los padres de los menores de edad estén al pendiente de lo que sus hijos hacen en redes sociales, así como de los peligros que implica para el desarrollo de los jóvenes.

“Numerosas investigaciones concluyen que el uso de las redes sociales puede ocasionar un serio deterioro y perjuicio para la salud mental: ansiedad, depresión, falta de sueño, ciberacoso, hipersexualización, entre otras, en etapas clave del desarrollo humano.

“La adolescencia es un momento de reorganización total del cerebro y necesita un entorno protector y saludable para que los jóvenes puedan desarrollar todo su potencial, y con las redes sociales como vehículo fundamental de su socialización, ese potencial está en riesgo”, concluye la experta en la materia.

También puedes leer:

Retos virales ponen en riesgo la vida de los jóvenes a cambio de likes

Padres, responsables de lo que sus hijos hagan en redes sociales