La politóloga Denise Dresser se pronunció luego de las agresiones verbales de las que fue objeto este domingo en la plancha del Zócalo de la Ciudad de México, mientras participaba en la marcha por el aniversario de la masacre estudiantil del 2 de octubre de 1968.

Por medio de un video en redes sociales, la analista se dijo sorprendida del incidente, pues nunca pensó vivir en un país donde “corrieran” a alguien por manifestarse en la principal plaza de México.

Señaló que lo único que estaba haciendo era manifestarse en contra de la militarización que ahora promueve el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), una práctica que ha condenado desde hace décadas.

Y añadió que poner más militares en las calles no es la solución para terminar con el problema de la violencia, pues esta clase de elementos han estado involucrados en la masacre de 1968, El Halconazo de 1971 y el caso Ayotzinapa de 2014.

“Al correrme, ponen en jaque mis libertades y las de otros y otras. En su mapa mental no puedo tener voz ni derecho a disentir ni capacidad de participar cuando eso es lo que querían quienes tomaron Tlatelolco en 1968.

“Dicen que no soy pueblo auténtico, de a deveras o no merezco serlo, como a tantos más se me lincha por mi supuesta identidad, no por mis argumentos”, expresó la opositora del presidente.

Dresser explicó que terminó retirándose del Zócalo, no por miedo, sino para evitar que las personas que la acompañaban resultaran heridas o afectadas de alguna manera por los inconformes.

“Y no me fui del Zócalo por cobarde, lo hice para evitar violencia a personas valientes que me acompañaron y me acuerparon.

Lee también: VIDEO: “Fuera Dresser”, corren a la escritora de la marcha del 2 de octubre

“No interpreten mis lágrimas como señal de debilidad, sino como muestra de mi dolor por mi país, porque México no le pertenece a López Obrador, ni al PRI, ni al PAN, ni al Ejército, ni a los oligarcas empresariales, ni a quienes se apropiaron del Zócalo, es el país de uno, de los ciudadanos, de ahora, siempre”, aseguró.

Dijo que algunas personas la acusan de ser “fifi” y manifestante de ocasión, lo cual señaló que es falso, pues desde hace años ha salido a marchar a las calles para defender principios y valores por el bien del país.

La politóloga recordó también que votó en 2006, 2012 y 2018 por Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y es por esta razón que ahora lo cuestiona, pues no está cumpliendo lo que prometió durante años en sus campañas.

Finalmente, señaló que se volverá a presentar en el Zócalo cuantas veces sea necesario, pues se trata de un espacio público donde todas las voces deben ser escuchadas, coincidan o no con el presidente.