50

por ciento fue el rendimiento de capital de las acciones de Nintendo al día de ayer


“Te remonta a esa edad en la que tenías 10 años. Es una realidad virtual. Ves a un pokemón en la calle con la cámara. Está muy padre” 

Alan Ávalos

jugador de Pokémon Go

Nintendo, la franquicia especializada en videojuegos que empezó a cotizar en el mercado de valores de Japón hace 33 años, es la firma detrás del éxito de Pokémon Go.

La aplicación de realidad aumentada abre un nuevo nicho de negocio para una empresa cuyo valor se fue en picada después del éxito efímero del Wii, el último producto que atrajo la atención de inversionistas hacia la compañía.

Pokémon Go representa la nueva apuesta de Nintendo, que había sido reticente a desarrollar aplicaciones para teléfonos inteligentes. Sin embargo, la llegada de la firma japonesa a este negocio fue recibida con beneplácito por el mercado.

Tan sólo dos días después del lanzamiento de Pokémon Go, el valor de capitalización de mercado de Nintendo se incrementó en 7.1 mil millones de dólares. Al día de ayer, las acciones de la compañía ya presentaban un rendimiento de capital superior al 50 por ciento.

El potencial de aplicaciones similares a Pokémon Go fue puesto de relieve recientemente con la venta de una fracción de Supercell, el creador del juego “Clash of Clans”, que ha sido valuado en más de 10 mil millones de dólares.

Sin embargo, han comenzado a surgir dudas respecto a la sostenibilidad de la nueva valuación de 18 mil millones de dólares de Nintendo. Desde el 2000, el mercado le ha asignado a la compañía un valor que representa 7.3 veces sus utilidades antes de impuestos, intereses, depreciaciones y amortizaciones (EBITDA, por sus siglas en inglés) del segundo año fiscal posterior a la valuación.

En ese sentido, aplicando este multiplicador, la valuación actual se mantendrá si el EBITDA de 2019 es 6 veces más que lo registrado en ese rubro en 2015 y más del doble de lo que los analistas pronostican para dentro de dos años.

Existen razones para ser pesimistas. Hace una década, las acciones de Nintendo mostraron un crecimiento exponencial cuando se presentó la consola Wii en el 2006. Después de alcanzar un pico  en 2007 que denotaba un crecimiento del precio de la acción de 458 por ciento, la compañía siguió una tendencia a la baja que para el 2010 ya había borrado todas las ganancias de la fiebre del Wii.