Los tianguis y el trueque son formas antiguas de comercio que hicieron fuertes a imperios indígenas en otra época
En el origen estaban las relaciones humanas y satisfacer tus necesidades. Ahorita quién sabe si estamos satisfaciendo nuestras necesidades y fortaleciendo nuestras relaciones”
Nadia GonzálezRed de Economía Solidaria
https://www.youtube.com/watch?v=e0HDOHKoLkw

“Yo cambié una tele por un microondas”. “Yo un X-Box por una chamarra de piel bien chida”. “Por mi tripié de fotografía, obtuve un frigobar muy bien cuidado”, son algunas de las frases que los participantes en el Tianguis del Trueque de Guadalajara expresan cuando se les pregunta qué se puede obtener en este evento.
 
Bienes, servicios, conocimiento y alimentación son actividades de las economías de las ciudades que normalmente se obtienen mediante el dinero.  
Pero en la Red de Economía Solidaria consideran que todo eso se puede adquirir en especie o con servicios.
“Yo no estoy peleado con el dinero, es un maravilloso invento, el problema es cómo se utiliza y ahí es donde viene todo el problema”, apunta Marco Alfredo González, uno de los organizadores. 
Los tianguis y  el truque son formas antiguas de comercio que hicieron fuertes a imperios indígenas en otra época. Hoy, ambos conceptos integran la idea de la Red de Economía Solidaria. 
Un espacio que brincó de las redes sociales para convertirse en un modelo pequeño, pero eficiente, de economía y comunidad. 
Más de 250 personas han dado “like” a la página de Facebook de este grupo y desde dicha plataforma se enteran de las novedades en mercancías, servicios y eventos.
Unos tenis bien cuidados y sin uso, pueden intercambiarse por una hora de clase, una película, un libro o hasta semillas para hacer un huerto.
La filosofía de los jóvenes de la Red de Economía Solidaria parece no tener límites.
Pues para ellos “todas las personas pueden ofrecer algo”, apunta uno de los integrantes, quien agrega que “no es necesario estar doctorado” para intercambiar algún conocimiento o habilidad, o en su caso volver útil alguna maceta vieja. 
Cuando se trata de intercambiar, las personas deben poner buena voluntad, compromiso y honestidad, apuntan los entrevistados.
Eso a su vez genera redes de apoyo que ningún gobierno tiene, pues además de ideología “se comparte servicio y comunidad”, agregan los activistas.
“En el origen estaban las relaciones humanas y satisfacer tus necesidades. Ahorita (con el dinero) quién sabe si estamos satisfaciendo nuestras necesidades y fortaleciendo nuestras relaciones humanas”, expone Nadia González, integrante de la red.
 
Invierten y ganan 
El Banco de Tiempo es uno de los proyectos que integran a la Red de Economía Solidaria. 
Los participantes se denominan “inversores”. 
Ellos se inscriben al programa mediante una entrevista previa. Ahí ofertan alguna habilidad que puedan intercambiar por otra, en un tiempo específico.
Cada inversor va acumulando tiempo por cada habilidad compartida que se registra en un sistema. Esto permite que el usuario pueda disponer de esas horas y hacerse de otro tipo de servicios.
En el Banco del Tiempo, las dos partes se hacen responsables del intercambio. Sin embargo, existe un reglamento en el que se estipula que lo intercambiado debe ser legal.
Actualmente 119 personas integran el Banco del Tiempo, en donde  se ofertan cursos de cocina, servicios de plomería, electricidad y hasta compañía para ir al teatro o al cine. 
Cada usuario que ingresa al sistema de horas tiene público su perfil, así los otros inversores  pueden ir calificando su participación dentro del esquema de intercambio. 
Eso ayuda a depurar la lista, pues en muchos casos los participantes no cumplen con lo acordado. “Empezamos confiando en todo mundo y aquellos que no están participando se terminaban saliendo y solamente van quedando los que están interesados (…) si de diez uno va a funcionar, pues ni modo, nos arriesgamos”, explican los organizadores.
Esquemas así, ayudan a “generar comunidad”, dice Marco Alfredo González, quien señala que es una actividad que, además de generar economías alternas, procura la interacción entre personas “el intercambio genera compromiso”, agrega.
El proyecto ha crecido rápidamente y la meta es que en cada comunidad, barrio o colonia se logre una sinergia tal que entre vecinos se puedan intercambiar servicios.
Intercambio agroecológico
El boom de los huertos urbanos motivó a la Red de Economía Solidaria en enero del 2012 a tener un espacio para el intercambio de conocimiento en agricultura.
 
Nadia González explica que parte del análisis de la crisis económica mundial lleva a replantear el modelo de economía de los alimentos. 
Y es que las semillas son la clave para el control de las producciones masivas, pero también para otro tipo de cultivos de menor escala, pero de mayor eficiencia alimentaria.
Es por eso que el Tianguis Agroecológico es un espacio bimestral e itinerante para el intercambio de semilla y  se procura que estas no estén tratadas.
Sin embargo, los organizadores explican que muchas veces, cuando se compran sobres, muchas semillas quedan sin utilizarse, y al cabo de un tiempo pierden propiedades, por eso la importancia de intercambiarlas por otras.
Para aquellas personas que aún no logran generar sus propias semillas, en el Tianguis Agroecológico se acepta el intercambio de alimentos, compostas, fertilizantes y conocimiento para el buen manejo de los huertos.
Escuela de habilidades
En la red de economía solidaria consideraron que era importante generar un espacio para el intercambio de formación y conocimiento.
Pues el conocimiento es también un bien, pero muchas veces se sobrevaloran las habilidades innatas o aprendidas que la persona tiene. Se le llama la Escuela de Habilidades y Conocimientos Compartidos. Las personas interesadas se inscriben en los cursos ofertados: cocina, teatro, filosofía, entre otros. 
El profesor pone cuota de recuperación, que puede ser en servicios o en especie.
En entrevista con Reporte Indigo, Óscar Gómez relata que durante dos meses tuvo su despensa completa gracias a las ocho clases de filosofía que dio a una decena de personas.
Latas de atún, aceite, huevo, pasta, fueron algunas de las cosas que el ponente solicitó a sus alumnos.
La escuela de habilidades fue creada en abril del 2012 y desde entonces ha tenido amplia aceptación en la comunidad que integra a la Red de Economía Solidaria. 
Convocan al trueque masivo
Este fin de semana se llevará a cabo el Tianguis del Truque.
De las cuatro actividades que integran a la Red de Economía Solidaria es la más antigua, pues desde el año 2008 se realiza en diversos puntos de la ciudad.
En esta ocasión el Parque de la Revolución, conocido también como el Parque Rojo, será escenario para el intercambio. 
Hasta hoy más de 100 personas se han inscrito en el tianguis, informa Ángel Ledezma, quien detalla que el mercado se instalará sobre la calle Jesús entre López Cotilla y Avenida Juárez.
La cita es a partir de las 10:30 de la mañana y hasta el medio día.  En el mismo espacio estarán ofertando las otras tres actividades que organizan en la Red de Economía Solidaria.