Luego que internos de penales ubicados en Jalisco y Estado de México se quejaron por el aumento de precios en algunos productos que son vendidos al interior de estos lugares, la Procuraduría Federal de Consumidor (Profeco) anunció que investigará el caso y tomará medidas al respecto.

“La Profeco reitera que todos los consumidores, independientemente de su condición y de las circunstancias en las que participan como consumidores, incluidos los centros penitenciarios, cuentan con el manto protector de la Ley Federal de Protección al Consumidor”, señaló la dependencia en un comunicado.

Al señalar que asunto tomó relevancia después de una nota periodística, el organismo emitió un oficio para requerir información a la empresa Klasnic, con fundamento en el artículo 13 de la Ley Federal de Protección al Consumidor (LFPC).

La finalidad del requerimiento es vigilar que se respete la LFPC, pues en su Artículo 6 establece que están obligados al cumplimiento de la misma las entidades de las administraciones públicas federal, estatal, municipal y del gobierno del Distrito Federal, en cuanto tengan el carácter de proveedores.

También se busca información que acredite la venta de artículos al mismo precio que se paga en el mercado regular, como lo considera el Capítulo II De las Ventas, artículo 118 del Manual de Tratamiento de los Internos en Centros Federales de Readaptación Social.

 El titular de la Profeco, Rogelio Cerda Pérez, ha sostenido reuniones con representantes de la empresa Klasnic, proveedora de los productos comercializados dentro de los Ceferesos, y con el representante del Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social, de la Comisión Nacional de Seguridad, Cuauhtémoc Villarreal.

Esto con el objetivo de conocer la problemática que presumiblemente afecta a los quejosos, quienes presentaron sus cartas ante esta Procuraduría, con el compromiso de que en cuanto se finalicen las indagatorias y se tenga una solución, se dará a conocer a la opinión pública.