Tras el pico más alto de la pandemia, los conciertos se reactivaron, incluidos los de metal, un género musical lleno de contrastes: por un lado, las bandas buscan espacios para presentarse ante un público exigente que cubre su demanda con ofertas extranjeras, por el otro, tienen la necesidad de buscar cómo generar recursos económicos para cubrir los gastos diarios y no dejar de producir música.

Hoy inicia el Hell and Heaven, el último festival de metal del año en México que presenta a más de 100 bandas y el cual modificó su cartel en varias ocasiones

Tres de las agrupaciones que se presentan ahí hablan de las dificultades para darle vida a un género que para subsistir tiene a la pasión como su arma más fuerte.

Los líderes de Ace Kool, Surgery y Nygma coinciden en la necesidad de voltear hacia las nuevas redes sociales como Tik Tok para lograr que el público joven se acerque al género del metal, sin embargo, reconocen que los prejuicios y el estigma social les juegan en contra y los orillan a mantenerse en estrategias menos arriesgadas.

Por otra parte, cuentan que las bandas nacionales van ganando terreno en festivales y presentaciones, pero para lograr ser los principales exponentes se necesita seguir trabajando, hacer música de manera profesional y apoyarse en el networking, en pocas palabras: ver la música como un trabajo serio y no como un pasatiempo.

Vivir de la música y del metal

El 19 de noviembre, Gallero, vocalista de Ace Kool, preguntó en sus redes sociales si alguien conocía de un trabajo de medio tiempo o en el turno nocturno. Dos días después puso a la venta una serie de chamarras y rompevientos que aseguró eran de su colección personal, pero necesitaba el dinero para cubrir unos pendientes.

“Vivir de la música es difícil, pero se puede, te tienes que aferrar. Yo lo sigo haciendo porque me gusta, porque siento esa necesidad; actualmente, a base de una larga carrera, estoy viviendo de la música. No solo del metal, hay que acoplar varias dinámicas para tener una vida a base de la música”.

Para el líder de Ace Kool, una banda de metal que nació en 2018 en Guadalajara, Jalisco, “el músico actualmente está siendo un artesano más que un artista. Hay músicos que tienen su estudio de grabación y aparte de la música tienen otro emprendimiento que va de la mano y gracias a ambos se puede vivir de ello”.

Gallero señala que la falta de recursos se compensa con el desarrollo de la tecnología.

“Depende mucho de la creatividad y qué tan clavada sea la persona, pero indudablemente el recurso tecnológico ha cambiado el mundo de la música y ha permitido que más personas puedan hacerla”.

Dice que pese a lo difícil que puede ser obtener recursos, como líder de una banda de metal, para él la música es un estilo de vida.

“Sinceramente no me veo en una vida sin reunirme con mis amigos a hacer música y sin llevarla a otros lugares y otras personas. Es un estilo de vida que tomé hace bastantes años, no lo veo de otra forma. Y aunque no viviera de esto lo seguiría haciendo porque es mi pasión, mi vida”.

Gallero decidió cantar en español porque le gusta más que el inglés, “se me hace más nutrido y bello, además, yo pienso y siento en español”, aunque no descarta escribir algún día en inglés.

Por otra parte, considera que en México falta que la gente crea más en el talento nacional y también al talento le falta ganarse esa confianza para lograr que los festivales de metal ahora sean encabezados por bandas nacionales.

“El metal noruego y de otros países nació ahí y se hizo fuerte porque la gente de ahí lo hizo fuerte y luego se exportó, siento que eso nos falta aquí: que el mismo mexicano empiece a consumir bandas mexicanas de metal y que las mismas bandas hagamos las cosas con mayor conciencia, unidad y como algo más serio para ganarnos el respeto del público”.

Gallero tiene 18 años haciendo música y ahora, como cabeza del New Blood Stage en el Hell and Heaven, siente la necesidad de buscar escenarios más grandes.

“Ser cabeza de escenario es un reconocimiento al trabajo arduo que ha tenido Ace Kool. Es algo que nos hemos ganado, pero no termina ahí. El reto es saber que si llegamos ahí, podemos aspirar a más”
GalleroVocalista de Ace Kool

Esta no es la primera vez que Ace Kool se presenta en el festival Hell and Heaven. La última edición, que fue previa a la pandemia y en donde cancelaron varias bandas internacionales debido a que no había vuelos, los llevó a cerrar un escenario principal.

“Los espacios en los festivales son muy peleados, hay pocos y hay muchas propuestas, pero una banda que realmente trabaja y hace las cosas bien llama la atención de promotores y el público. Creo que la mesa está puesta para todos”.

Sobre la promoción a través de redes sociales considera que “el hecho de que las bandas de metal no accedamos a ciertas redes o herramientas no es más que un tema de ser necios o ‘trues’ porque están para todos, la cosa es tener el ingenio y la mente abierta para utilizarlas de la manera en la que nos gustaría funcionen y llegar al público que queremos.

“En el caso de Tik Tok, por ejemplo, yo no la utilizo, pero jóvenes de 15 años sí, entonces si queremos llegar a ese público hay que aprender a utilizarlas, quizá no vamos a salir haciendo los retos, pero sí podemos mostrar de lo que se trata el metal y habrá gente a la que le va a gustar”.

Señala que la pelea es siempre ésa, pues “el metal es contracultural y va en contra de lo que es aceptado socialmente y siempre va a ser así, pero lo que necesitamos es apropiarnos de las herramientas y hacerlo a nuestra manera. Podemos utilizar un Tik Tok, pero yendo en contra de todo lo que no nos representa y creo que eso deberíamos de hacer para ganar terreno.

“Porque somos contracultura, pero nos gusta que nuestro mensaje llegue a más gente, por eso tocamos, por eso salimos, porque queremos que nuestra voz sea escuchada”.

En México falta que la gente crea más en el talento nacional y también a ellos les falta ganarse esa confianza para lograr que los festivales de metal ahora sean encabezados por bandas nacionales

Te puede interesar:

La importancia del networking para la música

Llegar a nuevas audiencias, reto para bandas de metal