A Surgery le tomó 12 años de carrera en la música incorporarse a un cartel del tamaño del Hell and Heaven, lo que requirió de una fórmula muy particular.

“Tocar bien y hacer música de manera profesional es solo el primer paso. El networking es de lo más importante: estar en el momento correcto, tener listo el ‘press kit’ y rodearse de las personas indicadas es lo que permite que las bandas pisen escenarios importantes”, afirma Chava, su vocalista.

Sin embargo, reconoce cierto desinterés por parte de las bandas, particularmente de Death Metal, para emplear las herramientas de las redes sociales dirigidas a generaciones más jóvenes, como Tik Tok.

“Es una cuestión generacional. Desconocemos cómo funciona”, explica Chava, sin embargo, Ángel, su guitarrista, reconoce que probablemente sea una cuestión de tiempo.

“Cada banda se ha ido adecuando la red social que mejor le funciona, ahorita prácticamente todas tienen Facebook, quizá en unos años todas harán lo mismo con Tik Tok, ya que también depende de los objetivos: llegar a más público o quedarse con el mismo de siempre”
ÁngelGuitarrista de Surgery

Los cuatro integrantes de Surgery coinciden en que el motor para seguir haciendo música es la pasión, vivir exclusivamente de los ingresos que se generan por tocar metal en un país como México es muy complicado.

No obstante, a la pregunta de por qué aferrarse a seguir invirtiendo en la música, Ray, el baterista, responde que “es parte de algo que trae uno y trata de mostrarlo. Al final es arte, es música y lo que nos importa es mostrar eso”.

La banda comenta que hay agrupaciones que luchan por hacer contenido de calidad, “pero también hay otras a las que les vale. Lo que nos diferencia es tanto la música como la mercancía o los eventos, que la calidad se note.

“Realmente lo que cobramos (por una presentación en vivo) es muy poco, no es redituable, el tiempo, esfuerzo y lo que invertimos en la banda no tiene nada que ver con la retribución económica. Si queremos dar un show de calidad, como lo hemos venido haciendo, tenemos que invertirle de nuestro dinero e ir generando de otro lado para seguir invirtiendo (y continuar en los escenarios)”, cuenta Chava.

Ray confiesa que la mayoría se ha preguntado por qué seguir haciendo música.

“Creo que en algún momento todos nos hemos cuestionado qué hacemos aquí, pero el punto es que perdure y no se trata de aferrarse a un sueño guajiro o ser ‘rockstar’ sino mostrar la evolución que cada uno de nosotros ha logrado”.

Por su parte, Dave, el bajista, remata: “Hemos invertido demasiado tiempo, esfuerzo y dinero como para simplemente dejarlo (…) En México no se vive del Death Metal, quizá de otros géneros sí se puede, pero de lo que tocamos nosotros, no”.

Para Chava, el Death Metal, un género surgido en la década de los 80, se debe cantar en inglés, pues reconoce la complejidad de hacer guturales en español “porque musicalmente es más difícil”, sin embargo, explica que las influencias de la banda han sido agrupaciones que cantan en inglés.

“Históricamente el metal se hace en inglés, sería como pensar cómo sonaría un mariachi en japonés”.

Para que una banda mexicana encabece un festival como el Hell And Heaven, Chava considera que se debe dar el momentos clave.

“No se ha dado un headliner mexicano porque no hay ese momento generacional aún”.

Te puede interesar:

Todo sea por el metal, músicos se preparan para el Hell and Heaven

Llegar a nuevas audiencias, reto para bandas de metal